La Vicepresidenta Compañera Rosario Murillo, destacó que este 29 de Junio se está conmemorando el Día Internacional del Árbol, y en Nicaragua se realiza una masiva jornada de reforestación.

“Hoy se celebra el Día Internacional del Árbol y estamos sembrando miles de plantitas de distintas especies en coordinación con Marena, Juventud, Movimiento Ambientalista Guardabarranco, son 4 mil muchachos, muchachas y distintos protagonistas que trabajamos en la jornada de reforestación”, puntualizó.

La Compañera aprovechó su comunicación para dar lectura a la oración de la esperanza por el hombre y la madre tierra.

Aviva en mí, Señor, la más firme esperanza en el futuro de una nueva humanidad.

No puedo sentirme incapaz de hacer una Tierra nueva, llena de vida en todos y en todo.

Puedo ayudar a cambiar la historia, porque todo lo que vive quiere vivir, quiere mejorar, quiere crecer, quiere estar alegre, ser feliz, amar, luchar, salvar y salvarse. Quiero con vos Señor, días con sol, noches con estrellas, plantas con vida, ríos con agua, mares con peces, cielos con aves, animales que juegan, niños que cantan, flores que perfuman, abejas que liban, rosas que llevo en los ojos.

Creo firmemente que la verdad y el amor, la razón y la esperanza, la fraternidad y la paz, la libertad y la cultura, la salud y la igualdad, la mente y el espíritu tendrán la última palabra, y no el dinero, el militarismo, la guerra, la violencia, el odio o la venganza.

Creo, Señor del Universo, que vos no vas a fallar, y que los que creemos en Ti tampoco fallaremos aunque perdamos la vida, como tu Hijo, por un Cielo de Luz y una Tierra de Vida.

Creo, Señor Dios, que un día toda la humanidad te reconocerá como fuente de amor, como Madre-Padre de todos, como Hermano entre hermanos, para que nadie tema a nadie, nadie huya de nadie, nadie sea de nadie, todos seamos de todos, todos estemos con todos, todos nos salvemos a todos y a todo, y vos seas la Plenitud de un Universo nuevo.

Gracias, Señor, porque estás en la piedra que sostiene mi casa; en el agua que lleva la vida, que limpia y se limpia, y calma la sed de mis células; en el árbol que crece; en el pez que nada; en el pájaro que vuela; en el niño que ríe; en el amor que da brillo a los ojos; en el sol que alumbra y calienta; en la madera que hace mi cama; en los alimentos que desaparecen para hacerse míos; en el tiempo que pasa y me lleva hacia Ti.

Oh Señor, que un día toda la humanidad te reconozca como fuente de Amor. Creo firmemente que la verdad y el amor, la razón y la esperanza, la fraternidad y la paz, la libertad y la cultura, la salud y la igualdad, la mente y el espíritu tendrán la última palabra, y no el dinero, el militarismo, la guerra, la violencia, el odio, la venganza.

Como Hermano entre hermanos, que nadie tema a nadie, que nadie huya de nadie, que nadie sea de nadie, todos seamos de todos, todos estemos con todos y todos nos salvemos, que salvemos a todos y a todo, y vos Señor seas la Plenitud de un Universo nuevo.

Fin de semana tiene que ser mejor

“Hoy viernes estamos las puertas de un fin de semana que tiene que ser mejor, un fin de semana donde las familias puedan tener un respiro, un fin de semana con más seguridad porque estemos construyendo la paz, la concordia desde las familias con unidad; un fin de semana que pueda ir instalando la normalidad en la vida. Que podamos ir poco a poco encontrándonos con nosotros mismos en la fe, en la esperanza; un fin de semana que tiene que hacernos a cada uno de nosotros mejor con la fuerza de la oración, con la fe que nunca nos falla porque Dios nunca falla y Dios es justo”, expresó Rosario.

“A las puertas de un nuevo fin de semana seguimos clamando a Dios por la Paz, seguridad, por la justicia, por el reencuentro, por la tranquilidad de las familias, para que vayamos haciendo de esta nuestra Nicaragua, tierra de esperanza, tierra de devoción, tierra de fe, tierra de posibilidad, que la vayamos haciendo con responsabilidad y cariño entre todos”, finalizó.