La Compañera Rosario Murillo, Vicepresidenta de la República, en su mensaje del mediodía recordó que este 27 de junio se celebra en el mundo católico la festividad de la Virgen del Perpetuo de Socorro, “nos sumamos a esa festividad en clamor de paz, de unidad de la familia, en clamor de bendición y protección para todas las familias nicaragüenses”, comentó.

En este sentido la Vicepresidenta recordó que la próxima semana se cumple un mes de la partida a otro plano de vida del Cardenal de la Paz y la Reconciliación, Cardenal Miguel Obando “y me comentaban desde la UNICA que se preparan distintas actividades para conmemorar el primer mes de su tránsito a otro plano de vida. Y también se está trabajando en la creación de un centro de reflexión y de aprendizaje sobre reconciliación y paz, que es el legado extraordinario del Cardenal Miguel Obando y Bravo para los nicaragüenses. ¡Tenemos tanto que aprender de lo que nos dejó como enseñanza, como aprendizaje, como prácticas, el Cardenal Obando!

“Creo yo que en estos momentos, en que sus lecciones permanecen, aunque él este en otro plano de vida, tenemos que estudiar más, tenemos que acercanos más a su pensamiento y a sus prácticas, para trabajar juntos por la reconciliación y la paz en nuestro país. Porque eso es lo que todos queremos, reconciliación, encuentro, paz, justicia para las familias y eso en primer lugar, para tantas familias que han sufrido todo tipo de vejámenes todo tipo de crímenes. Para tantas familias que en todo el país claman justicia, porque precisamente se han sentido agredidos, nos hemos sentido todos agredidos, nos hemos sentidos todos indignados, y todos queremos alcanzar nuevos tiempos de reconciliación, pero alcanzarlos con justicia y alcanzarlos a través de un proceso, un encuentro que nos permita escucharnos todos y entendernos todos”.

La Compañera también leyó parte de los mensajes hermosos que hacen llegar compañeros que le escriben, “mensajes bíblicos que nos dicen que es necesario que comencemos a ver con los ojos de la fe, porque todo cambia y mejora, y se pueden alcanzar mayores desafíos o alcanzar mejores metas y transformar la vida con la ayuda del Espíritu Santo, en el nombre de Jesús. Dios nos concede cada día bendiciones. La caída del muro de Jericó fue una victoria, pero el derrumbe fue el último paso luego de haber desarrollado una estrategia de Dios, haber vencido y perseverado en la fe. Sigamos, levantando el clamor con fe nuestro Dios, orando juntos en familia con amigos, con vecinos, por la paz en nuestra nación”.

Agradeció todos los mensajes hermosos. “También el de una compañera que me dice: estamos librando esta batalla en el nombre de Jesús, y ya estamos viendo su gloria, obtendremos las victorias, será siempre el pueblo nicaragüense y las familias bendecidos y que la luz de Jesús ilumine por siempre la vida de todas las familias de nuestra Nicaragua”.

“Otra compañera que nos escribe con mensajes hermosos, que nos comprometen más y más a seguir avanzando, en paz, en esperanza, con mucha fe, siempre más allá”.

Murillo recalcó que se ha hecho mucho daño a las Familias inocentes de nuestra Nicaragua, "por eso decimos, el Clamor es de Justicia y Paz, el Clamor és de Reconciliación y Paz, y ahí es donde el Legado del Cardenal Miguel Obando y Bravo que cumplirá el próximo martes un mes de estar en otro plano de vida, se exalta y se pone frente a nuestros ojos para que aprendemos, aprendamos todos juntos a superar estos tiempos difíciles, estos tiempos en que han pretendido que reine el odio, que reine el odio en nuestro País".

Agregó que "nosotros tenemos que trabajar como misioneros para que reine el Amor, encontremos todos juntos la Paz, y podamos ir Siempre Más Allá, Siempre Adelante como Familia nicaragüense, en Familia. Pidiéndole mucho a Dios, Sabiduría, Prudencia, Paciencia, pero sobre todo el Entendimiento indispensable, para comprender, para ser comprendidos, y para continuar esta Batalla gigantesca para restaurar la Seguridad y la Paz en nuestro País... Y todos juntos !"