La reina Isabel II ha dado el consentimiento real a la legislación que tramita la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

El Gobierno de Theresa May necesitaba la aprobación de la monarca como último paso para que la ley entrase en vigor.

El Presidente de la Cámara de los Comunes, John Bercow, confirmó que la monarca había firmado la ley del Brexit, votada la semana pasada en las dos Cámaras del Parlamento, y explicó que los conservadores había recibido con aplausos esta aceptación.

"Debo notificar a la Cámara que, tal como prevé el Acta de Consentimiento Real de 1967, Su Majestad ha concedido su asentimiento a la siguiente legislación... Ley de Salida de la Unión Europea de 2018", informó Bercow a los Comunes.

Tras la aprobación de esta ley se pone fin a meses de debate sobre la legislación que regulará la desconexión del Reino Unido de la UE.