Un bombero ha fallecido tras ser herido de bala en la residencia de ancianos Covenant Manor en Long Beach (California, EE.UU.) adonde había acudido en respuesta a una explosión y un incendio. Un segundo bombero y un civil también resultaron heridos, pero sus vidas no corren peligro.

La Policía ha detenido a un hombre –residente del centro– a quien se considera responsable del tiroteo, informa AP.

La explosión se produjo a alrededor de las 3:40 de madrugada en el edificio de once pisos que acoge la residencia. Los heridos formaban parte del equipo de respuesta inicial a la alarma. El portavoz del departamento de bomberos de Long Beach, Jake Heflin, informó que al llegar al lugar vieron que algunas ventanas habían estallado y se detectó olor a gas.