Los diputados de la Comisión de Educación, Cultura, Deporte y Medios de Comunicación Social, respaldan todo mecanismo de solución pacífica de controversias, por tanto apoyan el diálogo nacional que impulsa el Gobierno Sandinista con la mediación de la Conferencia Episcopal de Nicaragua.

En un comunicado los legisladores de la Asamblea Nacional señalan que en Nicaragua, la violencia promovida por la Derecha vandálica, ha traído como consecuencia el deterioro del material educativo, así como la destrucción total y parcial de centros educativos y del desarrollo normal de las clases en todos los niveles.

“Los tranques instalados por los grupos desestabilizadores en gran parte del territorio nacional, han creado un ambiente de zozobra que limita la asistencia de la comunidad estudiantil a sus centros educativos. Que la amenaza constante de saqueos ha impedido la distribución de los productos de la merienda escolar en los diferentes departamentos del país, sobre todo se ha puesto en riesgo a estudiantes de centros de estudios públicos y privados”, reza el comunicado leído por el Presidente de dicha comisión, el diputado José Antonio Zepeda.

Subrayaron que “los daños irreparables y condenables a bienes declarados patrimonio cultural de la nación que representa la historia e idiosincrasia de nuestro pueblo, especialmente en Granada y Masaya, sin obviar los daños ocasionados a los medios de comunicación, atentando contra la libertad de expresión”.

El diputado Zepeda manifestó su rechazo a los actos de terrorismo promovidos en el municipio de Jinotepe, así como la destrucción, saqueo y quema de centros educativos y técnicos.

“Ratificamos nuestro compromiso de seguir garantizando el Derecho Humano a la Educación y que centros educativos continúen siendo espacios de paz y tranquilidad para la formación integral de la niñez nicaragüense”, dijo.

Recordó que en la medida de lo posible se ha mantenido funcionando el 90% de los centros de estudios para que los niños, niñas y adolescentes reciban sus clases, y en aquellos donde no se ha podido recibir la educación, se tienen diseñados programas y proyectos para no perder el año curricular.

En el caso de las universidades, la diputada y dirigente magisterial universitaria Maritza Espinales, lamentó que diversos recintos públicos como la UPOLI, la UNAN-Managua, la UNI y la UNA, hayan sido destruidas o están siendo dañadas con la alta presencia de delincuentes que están atrincherados en estos centros.

“La UPOLI fue destruida y saqueada por agentes externos, por vándalos, no podemos decir que son estudiantes, nuestros estudiantes aman sus universidades y no van a destruirla, realmente la ultraderecha, la oposición tomó nuestras universidades como plataformas para generar violencia, como el caso de la UNAN-Managua donde se ha violentado el derecho humano al trabajo como ha sido con los vigilantes”, declaró Espinales.

Toda la comunidad educativa, docentes, trabajadores y estudiantes confían que con el diálogo se restablezca la paz y que se regresen las instalaciones universitarias. En algunas carreras de la UNAN se dan clases en línea u otras estrategias que permitan a los estudiantes recibir sus materias.

El diputado por la región Caribe Sur, Arturo Valdez también condenó la violencia y los tranques, lo que ha evitado que los niños y niñas de Bluefields y otros municipios de esa región no puedan tener la merienda escolar, que los enfermos no puedan recibir tratamiento médico en Managua y que los alimentos se coticen con precios elevados.

an 

an