El cambio que lograron estas familias, fue posible al acompañamiento que hizo la administración del Presidente Daniel Ortega Saavedra, quien a través del Instituto Nicaragüense de la Vivienda Urbana y Rural (INVUR) está permitiendo a los pobres acceder a casas dignas. A este esfuerzo se ha sumado la empresa privada y algunos organismos internacionales.

En el barrio El Pantanal se entregaron 32 viviendas  a familias que vivían en condiciones de alta vulnerabilidad, pues cada invierno la zona se anegaba de aguas, provocando serios daños a las viviendas, muchas de ellas construidas con viejas laminas de zinc, plásticos y ripios de madera.

Ante esta situación los diputados del Frente Sandinista ante la Asamblea Nacional, siguiendo las orientaciones presidenciales, lograron que organismos internacionales brindaran el apoyo para garantizar un crédito revolvente que permita que más familias puedan acceder a viviendas dignas.

Producto de este trabajo, las familias propietarias pudieron proporcionar 100 piedras canteras y arena, mientras el resto de materiales de construcción se compraron con fondos de donaciones. De esta manera cada familia solamente pagara una cuota simbólica por 28 meses, dinero que permitirá acceder a nuevas construcciones.

La diputada sandinista María Lidia Mejía, explicó que en este esfuerzo se suman, compañeros de las Comisiones Obreras de España, que desde el 2002 están trabajando con las autoridades nicaragüenses, particularmente con los diputados sandinistas del departamento de la Gran Sultana.  

“Esta es la parte visible, la parte que se mide en el desarrollo de cada una de las familias granadinas, por eso las familias granadinas están claras que el 4 de noviembre van a votar seguro en la casilla DOS por Julia Mena y Arturo Correa (candidatos a alcaldes y vicealcaldes por el FSLN) y por todos los concejales

El proyecto habitacional consta de 178 viviendas, en los cinco sectores que comprende este populoso barrio granadino. En la primera etapa se entregan 32 viviendas. También el desarrollo del barrio para un Buen Vivir contempla la ejecución de un proyecto de electrificación y de agua potable.

Un regalo del cielo

“Esto es un trabajo que venimos realizando integrando la parte de salud, educación y medio ambiente. Cada una de las familias tiene que hacer un huerto en la parte interna de su casa para contribuir al medio ambiente”, citó la diputada María Lidia.

La compañera diputada sandinista Julia Mena, candidata a alcaldesa por el FSLN en Granada, comentó que esta ciudad vive tiempos de restitución de derechos, tanto en lo social, cultural, deportivo y económico.

“El pueblo se siente muy identificado con el modelo de participación que impulsa el Frente Sandinista. Yo creo que esto es una de las tantas restituciones de derecho que está dirigiendo el comandante Daniel Ortega Saavedra y los diputados”, dijo Mena.

Las viviendas tienen un área de construcción de 65 metros cuadrados, dos habitaciones, sala comedor, porche, un desayunador y un baño con su respectivo servicio higiénico. Otro de los compromisos adquiridos por los nuevos propietarias, es la construcción de un huerto familiar y un pequeño jardín en el frente de la vivienda.

Doña Gladys Martínez, considera una bendición que exista un Gobierno Sandinista con alta sensibilidad social y particularmente que este restituyendo derechos a las familias de todos los municipios del país.

“Esto es un regalo del cielo, me parece que es un sueño y me pellizco para despertarme (…) porque antes vivíamos en esa casita (la señala con sus mano derecha) de ripio y zinc viejo, pero ahora con mucho sacrificio logramos construir nuestra vivienda, gracias al apoyo del gobierno y de los diputados sandinistas”, dijo Martínez.

“Estamos contentas y agradecidas con el comandante (Daniel Ortega Saavedra) porque solo un gobierno Socialista, Solidario y Cristiano nos pudo haber hecho esto, porque aquí vivíamos en condiciones paupérrimas, vivíamos en unas casitas de cartón, por ejemplo mi casa era de plástico, cartón y techo de zinc (muy averiado) malmatado, pero ahora damos gracias a Dios, a nuestro presidente”, agradeció Nora Portocarrero, otra propietaria de estas viviendas.