Los aguaceros intensos aumentaron el caudal del río Muriaé y provocaron la ruptura de un puente que sirve de dique a la ciudad Campos do Goytacazes.

El mayor del cuerpo de bomberos local, Joaquim Silva, informó que "están siendo removidas un promedio de mil familias, que fueron llevadas a las tiendas de los bomberos y a albergues municipales".

Describió que la crecida del río destruyó parte del puente y abrió un orificio de casi 20 metros, por donde entraron las aguas que inundaron en cuestión de horas la zona semirural de Tres Vendas.

"Toda la alcadía fue movilizada. Estamos trabajando para tratar de aminorar el sufrimiento de la población", destacó Silva.

La comunidad fue avisada con tiempo y muchas familias lograron salvar algunos enseres.

"No podemos quedarnos aquí en este mes de tempestades y agua. Hay gente que retiró sus cosas y otra está viendo qué hacer", dijo una de las habitantes del lugar, Ana Freitas.

Las autoridades calculan que el nivel de las aguas subió entre 3,5 y 4 metros.

"De las casas, sólo podrán verse los tejados", dijo el secretario de Defensa Civil de Campos, Henrique Oliveira.

Brasil soporta una fuerte temporada de lluvias que ha dejado ocho muertos y más de 15 mil evacuados en los estados de Rio de Janeiro y de Minas Gerais (sureste).

Hace exactamente un año, inundaciones y deslaves dejaron más de mil muertos y desaparecidos en la región serrana del estado de Rio.