La tragedia tras la erupción del volcán de Fuego en Guatemala aún sigue. Miles de personas continúan refugiadas en albergues

La Escuela Oficial Urbana Mixta Tipo Federación José Martí, en el centro de Escuintla es uno de ellos. Más de 880 personas, entre estos 263 niños, habitan provisionalmente allí.

Muchas familias esperan respuestas del Gobierno porque si bien sus viviendas solo fueron afectadas por la ceniza, no resultaron dañadas por los flujos piroplásticos.

“No nos han dicho si nos van a dejar regresar o qué va a pasar. Ahora toca pelear con el Gobierno a ver qué se va a hacer, si van a comprar otra finca para que nosotros nos traslademos o cómo le vamos a hacer”, expresó Nicolás Ramón Jiménez, un vecino de La Trinidad.

Jiménez aseguró que en los próximos meses no contará con un sustento porque las cenizas del volcán destruyeron sus cultivos de café y maíz. Otras familias han llevado sus pertenencias a otros lugares para resguardarlas.

Las torrenciales lluvias de las últimas horas y el descenso de lahares complican la situación en las zonas devastadas por la erupción del pasado 3 de junio.

Más de 114 personas perdieron la vida, 197 siguen desaparecidas y más de 1,7 millones resultaron afectadas por la tragedia, muchas de ellas lo perdieron todo.