Muy agradecido con la vida por darme la oportunidad de ver mi palabra y mi pintura unidas en un libro.

En momentos como este siento mucho orgullo de mis raíces y profundo agradecimiento por todos los abrazos, consejos y el amor de la gente de mi amada comunidad de Colama, ese rinconcito del mundo que es el nutriente de casi todos mis sentimientos y de mi nicaragüanidad más auténtica.

Como dijera nuestro General Sandino: "Mi mayor honra es surgir del seno de los oprimidos, que son el alma y el nervio de la raza"... y ahí seguiré, con mis hermanos de siempre, trabajando y aportando lo mejor de mí para que en nuestra Nicaragua siga habiendo progreso, reconciliación, cultura y oportunidades para todos, apostando siempre por el Diálogo y la PAZ como único camino para avanzar en la vida.

Nunca he sentido odio por nadie. El odio, como los celos o la envidia me ha parecido un sentimiento estéril, empobrecedor, indigno y característico de las personas pobres de espíritu. Estoy seguro que la Poesía y el Arte han sido un elemento muy importante en mi vida para que mi alma, mi corazón y mi espíritu se hayan enriquecido y se mantengan limpios de maldad y llenos siempre de un amor profundo y solidario con mis semejantes.

Durante estos días de alegría por la edición de mi libro, he tenido muy presente a mi Nicaragua amada y he deseado con todas mis fuerzas que regrese pronto la cordura y volvamos a caminar por los caminos de la Paz, el Progreso, el Amor, el Desarrollo Humano y la Cultura que veníamos disfrutando en estos años de Unidad y Reconciliación Nacional. Por ese Camino que había conseguido un Crecimiento paradigmático en todos los campos. Por esa Nicaragua Bendita, Unida, en Paz, Linda y Siempre Libre.

aragon