Los brigadistas del Ministerio de Salud (MINSA), se acercaron al barrio Camilo Chamorro para continuar la incesante lucha contra las epidemias.

En el lugar fumigaron las casi 900 viviendas del sector, haciendo el llamado a las familias a sumarse a la lucha que debe ser asumida por todos.

Se está fumigando. La población también está aceptándonos porque es necesaria la salud también. El zancudo no tiene tiempo ni nada para poder infectar a un enfermo, se tiene que evitar fumigando cada casa”, precisó el jefe de brigada Alejandro Peña.

Las familias abrieron las puertas de sus hogares para estar preparados ante  la temporada.

Estamos en tiempo de lluvia y hay que estar preparado porque esto prolifera y es malo para toda la población en general”, aseguró Patricia Aguilar.

El llamado de los brigadistas es de estar siempre alertas a pesar de que las lluvias se hayan detenido y evitar la proliferación de los criaderos de zancudos a través de la limpieza y revisión constante.