Por las calles de ciudad Sandino se escucharon esta tarde los sonidos de la música filarmónica. Santo Domingo de Abajo salió a recorrer la ciudad con sus cargadores vestidos de morado.

Entre los cientos que llenaban el pueblo, se lograba ver a jóvenes vestidos de uniforme de artes marciales. Morteros y bombas abrían el paso a la caravana.

No se trataba de una celebración, aunque en el ambiente tenso se abría paso un sentimiento de optimismo.

Eran las honras fúnebres de Kevin Koffin, el joven sandinista asesinado por grupos violentos que le dispararon, mientras esperaba un bus de retorno a su hogar tras la cantata a las madres el 30 de mayo.

El muchacho es recordado por haber ganado una Medalla de Oro en Sambo, una de las disciplinas de exhibición de los pasados Juegos Centroamericanos celebrados en Managua en 2017.

Ganó miles de amigos

Sin embargo, sus mayores triunfos parecen no haber sido en el deporte. El joven de naturaleza humilde, amistosa y siempre dispuesto prestar su ayuda, le hicieron ganar miles de amigos, que son sus mejores trofeos.

Era un chavalo deportista, humilde, no se metía con nadie y yo no sé por qué esos perros le quitaron la vida. Le desgraciaron su futuro”, aseguró su primo José Antonio Jarquín entre sollozos.

Ya basta, es suficiente, que no sigan asesinando a más jóvenes, que busquen  como poner su barba en remojo. Están arruinando muchas madres, clase regalo que le dieron estas madres esos encapuchados”, les dijo a los que privaron de la vida al muchacho.

Luis Antonio Coffin, con el alma desgarrada lamentó lo sucedido y clamó justicia divina por los hechos que han llenado de luto no solo a su familia sino también a muchas otras durante los últimos días.

“Yo todo se lo dejo en manos de Dios, él solo sabe como juzgar eso”, dijo visiblemente consternado.

Familiares orgullosos de su ejemplo

Eddy Coffin Reyes, hermano menor del atleta, expresó su orgullo por las hazañas deportistas del que era su ejemplo a seguir.

Él era cargador de Santo Domingo, una buena persona, la gente lo quería mucho, lo apreciaban, nos deja un gran vacío en el corazón. Tanto orgullo que nos dio a mi, a mi familia y a las artes marciales mixtas”, afirmó quebrado en llanto.

Coffin que fue enterrado en el cementerio Carolina Calero, ante la consternación de cientos de amigos y familiares que acudieron a mostrar su solidaridad. El joven iba a cumplir en este junio sus 21 años.