Su Eminencia Reverendísima, Cardenal Miguel Obando y Bravo, celebró eucaristía en la Iglesia Santo Cristo de Esquipulas, en honor a la Divina Misericordia.

El Cardenal ha estado presente todos los años en esta jornada a la que asisten decenas de fieles católicos de Esquipulas en Managua y de otras zonas del país.

Con una Iglesia llena por sus cuatro costados, el alto jerarca católico bendijo al pueblo de Esquipulas y a todas sus comunidades, por ser fieles devotos de nuestro Señor Jesucristo.

“La misericordia divina llega a los hombres a través del corazón de Cristo crucificado: ‘Hija mía, di que soy el amor y la misericordia en persona’ (…) Cristo derrama esta misericordia sobre la humanidad mediante el envío del Espíritu Santo que en la Trinidad, es la persona amor”, dijo Su Eminencia ante los fieles que estaban presentes en la eucaristía.

El Cardenal Miguel Obando también habló de la importancia que tomemos íntegramente el mensaje que nos transmite la palabra de Dios, en el segundo domingo de Pascua.

Retomó palabras del Beato Juan Pablo II, quien al segundo domingo de Pascua lo nombró Domingo de Misericordia Divina.

“A través de diversas lecturas, la liturgia parece trazar el camino de la misericordia que, a la vez, reconstruye la relación de cada uno con Dios, suscita también entre los hombres nuevas relaciones de solidaridad fraterna. Cristo nos enseñó que el hombre no sólo recibe y experimenta la misericordia de Dios, sino que está llamado a usar misericordia”, mencionó el líder católico.

Concluida la homilía, el pueblo de Esquipulas realizó una procesión con la imagen de la Divina Misericordia por diversas calles de la comunidad, agradeciendo la presencia del Cardenal Miguel Obando y Bravo en estas celebraciones.

“Siempre es una bendición que el Cardenal Miguel Obando nos acompañe en esta jornada de celebraciones de la Divina Misericordia. Larga vida a nuestro Cardenal”, citó Carmela Rodríguez de Esquipulas.

“Siempre sus mensajes es de amor y cariño a los nicaragüenses, por eso siempre amamos al Cardenal Miguel, porque siempre está presente en nuestras honra a Jesucristo, a la Iglesia Católica de Nicaragua”, menciono Salvador Cantillano Sotelo, otro fiel devoto que reside en Ticuantepe, pero llega a celebrar a Esquipulas.