La Confederación Sindical de Trabajadores (CST) José Benito Escobar, afiliada a la Federación Sindical Mundial (FSM) de Centroamérica, República Dominicana y México, dio a conocer el comunicado enviado por los coordinadores de este organismo brindando un respaldo absoluto a los trabajadores nicaragüenses y Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional ante los hechos suscitados en el país con intención de dar un golpe de estado.

La FSM está presente en todo el continente americano y la conforman importantes centrales sindicales y organizaciones que aglutinan a 92 millones de trabajadores de países como México, Panamá, Costa Rica, Guatemala, Honduras, Cuba, Brasil, Argentina y Chile.

"Acordamos de manera unánime otorgar nuestro solidario respaldo a una solución democrática mediante una agenda consensuada y justa acorde con el respeto a las normas jurídicas que rigen la institucionalidad”, dice el comunicado.

El documento manifiesta que “nuestra posición la adoptamos en estado de alerta y tomando en cuenta que los esfuerzos realmente independentistas de nuestros países en América Latina, siempre se han visto amenazados con afectación directa sobre sus gobiernos progresistas con planes golpistas”.

“Participan múltiples factores como bloques económicos internacionales, gobiernos injerencistas e intervencionistas, la burguesía criolla de cúpulas eclesiásticas y grupos vandálicos financiados, que a nivel local obstaculizan soluciones viables, y por supuesto el nocivo papel manipulador de la prensa tendenciosa dentro y fuera de las fronteras”.

Miguel Ruiz, presidente de la CST, dijo que también denuncian las pretensiones que tiene el imperio norteamericano con estos golpes suaves está desestabilizando a Nicaragua, “un país que venía creciendo en los últimos 10 años, un país, que gozaba de la mayor estabilidad social, política y económica en la región centroamericana, y hoy está siendo sometido como han hecho en otros países hermanos.

“Desde nuestro honroso cargo y siempre en representación de la clase trabajadora, abogamos porque se preste la adecuada atención a los planteamientos de justicia social de las partes, dentro del marco del proceso de diálogo convocado por el gobierno de la república de Nicaragua”, expresa el documento.