Nuestras diferentes expresiones artísticas y culturales se fundieron con el pueblo en la rotonda Hugo Chávez para clamar por la paz y el amor, tal y como lo desea toda Nicaragua.

En este lugar que ha sido el centro de la paz en Nicaragua, se escucharon la música y los sones que nos identifican, como una forma de pedir el retorno de la tranquilidad y dar el respaldo al diálogo que desde el Seminario Nuestra Señora de Fátima, se retomó este lunes con la comisión mixta 3x3.

Como nicaragüenses hacemos un llamado a paz, no más violencia, aquí hemos estado con paz y tranquilidad y producto de estos señores de la derecha, han venido a crear el conflicto entre las familias, han venido a crear la violencia, le pedimos de corazón que por favor cesen la violencia, lo que queremos es paz, para los jóvenes, para los adultos mayores, para las mujeres, para todos”, dijo Martha Molina.

Llamó a quitar los tranques que obstaculizan el paso en las carreteras “porque eso no es paz, eso es violencia, si quieren a Nicaragua, si quieren a la patria por favor cesen la violencia y quiten esos tranques para que Nicaragua trabaje en paz”.

Nicaragua no quiere más sangre, somos hermanos y estamos aquí para clamar por esa paz que hemos perdido, llamamos a la reconciliación, al diálogo y a la no violencia, ese es el camino que debemos promover, todos juntos, orando por un país en tranquilidad”, señaló Elder Centeno.

En este lugar la bandera de Nicaragua resalta como el pabellón que nos cobija a todos los nicaragüenses, que siguen pidiendo la tranquilidad que teníamos hace 40 días y que personas llenas de odio no nos quieren devolver.

Los artistas respaldamos a la paz, nosotros somos un buen camino a lo que nosotros queremos, una Nicaragua Libre, la cultura que fue opacada durante muchos años, donde no existían los pequeños bailarines y ahora nosotros le bailamos al pueblo de forma gratuita, antes del 18 de abril nos reuníamos todos los fines de semana a festejar con el pueblo, a bailar, para que se viera como era Nicaragua, esas raíces culturales bellas preciosas y que teníamos, pero ahora esto no se puede hacer, antes teníamos esas ferias llenas de comerciantes, de productores, ahora no tenemos eso, y es por eso que nosotros los que apoyamos a la paz, venimos a bailarle a la paz, al amor, queremos estar tranquilos”, dijo Francela Escorcia, bailarina.

La cantata a la paz concluyó a las seis de la tarde con una muchedumbre bailando, gozando en alegría junto a los artistas nicaragüenses.