Al menos 23 personas murieron y seis resultaron heridas en la región de Oromia, en el centro de Etiopía, debido a un deslizamiento de tierra causado por las fuertes lluvias, informó el Gobierno.

El incidente se produjo en el área de Arsi, explicó el portavoz del Gobierno de Oromia, Negeri Lencho y agregó que estaban a la espera de recibir nuevas noticias de Arsi.

La estación lluviosa en el país africano transcurre normalmente entre mediados de junio y mediados de septiembre pero este año las fuertes lluvias comenzaron mucho antes, en la segunda semana de mayo.

En 2016 las intensas lluvias provocaron inundaciones y deslizamientos de tierra que dejaron 90 muertos, además miles fueron evacuados.

Sin embargo, ese mismo año una de las peores sequías azotó al país y generó una crisis en torno a la seguridad alimentaria que afectó a más de 10 millones de etíopes.