Los brigadistas del MINSA recorrieron la tarde de este viernes el barrio Nora Astorga para dialogar con los pobladores sobre las medidas para evitar enfermedades como el dengue, el chickunguya y el zika, transmitidos por el Aedes Aegypti.

La doctora Karla Olivas, epidemióloga del Centro de Salud Altagracia, señaló que además de las pláticas, también solicitan el permiso para ingresar a las viviendas y realizar inspecciones e instruirles sobre la eliminación de potenciales criaderos.

“Por ejemplo algunas veces uno deja tirado botellas, se las pone boca abajo para que de esa manera no agarre agua con la lluvia y puedan ser un probable criadero de mosquito, lo mismo si hay llantas, si hay baterías vacías, las bolsas de meneítos… todo eso acumula agua y se convierta en un posible criadero”, afirmó.

Doña Auxiliadora Gómez, afirmó que es una tarea que no se debe llevar individualmente en las casas, sino una lucha a la que se tienen que sumar todas familias y combatir en conjunto.

“Es para nuestros hijos, para toda la comunidad. No podemos andar ahí tirando basura, que todo eso es prohibido también que tengamos sucias en las calles”, valoró.

Georgina Chamorro a su vez, dijo que es bueno estar preparados por la próxima entrada de lluvias constantes.

“La salud más importante es la de todas nuestras familias, de nuestros niños y de toda la comunidad. Es parte de la comunidad y es importante la limpieza, desde las casas, las calles, el barrio entero”, apuntó.

Los habitantes del barrio invitaron a los que aún no se suman a esta práctica, a tomar conciencia de que de esta manera resguardan no solo su salud, sino la de toda su comunidad.