La Central Sindical Unión Nacional de Empleados (UNE-FNT) que aglutina a unos 45 mil servidores públicos y municipales, a través de un comunicado se pronunció ante los últimos acontecimientos producto de las maniobras desestabilizadores de la derecha, ratificando su rechazo contundente a la violencia y los tranques.

De igual manera denuncian que estas maniobras están orientadas a propiciar un golpe de estado, quebrantando el orden constitucional y ordenamiento jurídico en contra del Modelo Cristiano, Socialista y Solidario.

El documento establece que está en riesgo la creación de 58 mil 300 nuevos empleos y que muchos trabajadores pierdan sus trabajos por la destrucción de instituciones públicas y privadas.

Asimismo, los tranques están afectando a los nicaragüenses con el desabastecimiento de productos básicos que ya generan pérdidas hasta por 50 millones de córdobas al sector transporte. Señalaron que producto de las maniobras las exportaciones sufrirán una reducción de unos 270 millones de dólares y una reducción en las inversiones por más de 150 millones de dólares.

“Estos tranques no constituyen una forma de manifestación pacífica, sino que a todas luces es una expresión de violencia social con el consecuente daño a la economía, la estabilidad social, y la estabilidad alimentaria y emocional de las familias nicaragüenses”, dice el comunicado.

Y prosigue, “en nuestra condición de servidores públicos y municipales, estos tranques nos impiden continuar brindando los servicios con calidad total, eficiencia, calidez y amor, que nuestro pueblo se merece, especialmente en el sector salud y los demás servicios públicos”.

Además, exigen el levantamiento inmediato de los tranques en todo el país, porque son violatorios de los derechos humanos del pueblo nicaragüense.

El compañero Domingo Pérez, secretario general de UNE, manifestó que este es un planteamiento serio y responsables a quienes participan en el diálogo.

Es necesario eliminar los tranques, es necesario eliminar la violencia, para eso está instalada la mesa de diálogo, para que los problemas políticos, sociales y económicos se resuelven en esa mesa y no es violentando el derecho a la circulación, a la alimentación, a la salud, a la merienda escolar, a la circulación libre de todos los nicaragüenses. No es violentando ese derecho que vamos a resolver los problemas de Nicaragua”, aseveró Pérez.

La organización hizo el llamado al COSEP y a los grandes empresarios a deponer su actitud y hablen con la derecha y sus aliados para que se eliminen los tranques.

Igualmente ratifican su respaldo al diálogo nacional como el principal instrumento que tienen los nicaragüenses para abordar los problemas y propiciar soluciones que lleven a la armonía, la paz y el consenso para continuar avanzando en las rutas de prosperidad.

Los trabajadores también refieren que: “La derecha sentada en la mesa de diálogo nacional, no representa al pueblo de Nicaragua y sus anhelos de paz”.