El Sindicato de Trabajadores del Volante de Nicaragua se pronunció este viernes en conferencia de prensa en contra de los tranques, ya que no les permiten desempeñar con tranquilidad sus servicios a la población.

En esta conferencia de prensa estuvieron presentes directivos nacionales, municipales y departamentales del sindicato que alberga a 2 mil 800 trabajadores del volante de triciclos, mototaxi, taxi y carga pesada.

Desde la CST "José Benito Escobar", José Feliciano García Aragón, secretario general del Sindicato de Trabajadores del Volante, detalló que piden que se resuelva de manera inmediata los problemas que impiden la libre circulación.

Así mismo, puntualizó que respaldan el diálogo, en búsqueda de la paz, haciendo un llamado a los nicaragüenses a unir esfuerzos para restablecer la paz, armonía y tranquilidad de Nicaragua.
Apuntó que todos los ciudadanos tienen derecho a manifestarse y protestar cívicamente, de igual forma es un derecho constitucional a la libre circulación.

“Tenemos dificultades con el ingreso de productos a la ciudad; de igual forma se ha visto afectado el traslado de medicamentos, así como las personas que vienen a buscar atención en los centros de referencia nacional”.

Hay que destacar que en este gremio trabajan mujeres caponeras y taxistas, que en su mayoría son madres solteras, que también se han visto afectadas.

Mujeres taxistas no quieren tranques

Mirna Mayorga, de la Cooperativa de Taxi Fénix, expresó que se han visto seriamente afectados, ya que hay grupos que han dañado las unidades.

“La empresa privada puede aguantar esta situación porque tienen mucho dinero, nosotros si no trabajamos hoy, no comemos nosotros ni nuestra familia”.

Manifestó que los trabajadores de los volantes de carga pesada, distribuyen piedras canteras, por lo que se han visto afectados por los tranques, ya que se les ha impedido la libre circulación en las diferentes carreteras del país.

Silvio Orozco del sector transporte de Mototaxi, dijo que su gremio se ha visto afectados por la disminución de transportación, debido que la población esta temerosa de salir.

“El mismo pueblo se ha levantado, y la misma población se está levantando para quitar esos tranques, porque las familias quieren movilizarse para trabajar en paz”.