Las familias nicaragüenses siguen orando para que se restablezca la paz en Nicaragua y lo han hecho alabando al Señor desde la Rotonda Hugo Chávez Frías en Managua.

Durante un periodo de siete días centenares de nicaragüenses se han unido en oración.

A eso de las cuatro y media de la tarde miembros de la iglesia Shalom de Nicaragua danzaron, cantaron y oraron para que cada persona en Nicaragua busque la paz y la tranquilidad.

El pastor Milton Salazar pidió reflexionar a todas las personas para que no se presten a ser instrumento del diablo, quitando la paz que tanto le ha costado a Nicaragua.

Oracion1

“La realidad que se ha desatado en el país es un espíritu de violencia. La palabra paz significa nada dañado, nada destruido y vemos que el diablo anda destruyendo la nación, el poderse de acuerdo, entonces eso está trayendo divisiones en las familias, en los barros, ataques verbales, ataques físicos, ataques en cibernético y si seguimos así el único que gana es el diablo y el que pierde es Nicaragua”, señaló.

“Hay gente mala, con el corazón malo y creemos que la oración va a cambiar esos corazones. El llamado a la familia y a todas las personas que nos unamos en oración porque si la paz regresa el que ganó fue Cristo y gana más la familia”.

“Dios bendice a nuestro pueblo con su paz, una paz que solo se puede llenar buscando su presencia por eso estamos clamando por la sabiduría del pueblo, por la sabiduría de los gobernantes, orando por Nicaragua para que venga de nuevo la paz”, expresó la señora Blanca López.

Oracion1

Asimismo, Joaquin Dolmus, expresó que no se cansarán de clamar al Señor que las personas que tienen odio en su corazón sean iluminadas y cambien por el bien de Nicaragua.

“Confiamos al Señor que todos los que están haciendo los tranques o han violentado los derechos de la población producto del odio que llevan en su corazón se arrepientan, entren en razón porque el daño se lo hacen a todo el país incluidos ellos y su familia”.

 

 

Oracion1

Oracion1

Oracion1

Oracion1

Oracion1

Oracion1

Oracion1

Oracion1

Oracion1

Oracion1

Oracion1

Oracion1

Oracion1

Oracion1

 

Oracion1

Oracion1

Oracion1

Oracion1

Oracion1

Oracion1

Oracion1

Oracion1

Oracion1

Oracion1

Oracion1

Plegaria1

Plegaria1

Plegaria1

Plegaria1

Plegaria1

Plegaria1

Plegaria1

Plegaria1

Plegaria1

Plegaria1

Plegaria1

Plegaria1

 

Plegaria1

Plegaria1

Plegaria1

Plegaria1

Plegaria1

Plegaria1

Plegaria1

Plegaria1

Plegaria1

Plegaria1

Plegaria1

Plegaria1

Plegaria1

Plegaria1

Plegaria1

Plegaria1

Plegaria1

Plegaria1

Plegaria1

Plegaria1