Don Víctor William Martínez Sevilla, es el padre de la joven embarazada Lilliam Jackeline Martínez Valerio, de 18 años, quien falleció debido a complicaciones luego de ser trasladada en una ambulancia de Esquipulas hacia Boaco, la cual tuvo retrasos en los tranques realizado por grupos de la derecha que impiden libre circulación.

La joven salió de emergencia de la comunidad El Jocote, donde habitaba, en un vehículo particular hacia Esquipulas, de donde requirió ser trasladada a Boaco en ambulancia.

Sin embargo, el medio donde se transportaba, tuvo retrasos de aproximadamente 50 minutos en los tranques ubicado en La Cañada, en San José de los Remates y a la entrada de Boaco, según lo relatado por el padre de la joven.

Martínez Sevilla señaló que su hija tenía cita el 9 de mayo, pero no pudo salir hacia Teustepe porque ya estaban los tranques que no permitían la circulación de vehículos, lo que incidió para que su estado se complicara más.

Con su humildad y sencillez, don Víctor dijo no hacer ninguna petición por lo sucedido a su hija, “pero sí, lo que yo quiero que estemos en paz, y que no haya más violencia, que aparten esos tranques para que las vías estén libres y cada quien salga con sus enfermos a los centros hospitalarios y cada quien se conduzca en las diversas unidades que hay”.

A la vez lamentó que la ambulancia haya sido rotulada por los vándalos que se encontraban en los tranques, ya que es un medio de transporte de los nicaragüenses.

“Yo no sé lo que ellos quieren, no quieren paz con Nicaragua, sino lo que quieren es violencia, yo de mi parte, como nicaragüense como ciudadano que soy (espero) que no sigan en esa violencia, porque violencia acarrea de violencia”, añadió.