Paulo Speller, secretario general de la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI), ha recibido hoy, en la sede de la Secretaría General, a Siddhartha Francisco Marín Aráuz, Ministro Asesor para Políticas y Asuntos Internacionales de la República de Nicaragua, a Carlos Antonio Midence, Embajador de la República de Nicaragua en España, y a Milagros Urbina Rocha, Ministra Consejera de la Embajada de la República de Nicaragua en España. Durante el encuentro que han mantenido, las autoridades nicaragüenses han actualizado al secretario general de la OEI sobre el “Diálogo Nacional por la justicia y la paz”.

La OEI reconoce la inmediata respuesta por parte de las instituciones nicaragüenses y certifica los esfuerzos institucionales realizados para gestionar y encabezar el Diálogo Nacional junto a la sociedad civil, empresa privada, estudiantes, universidades, trabajadores, área rural, iglesias evangélicas y comunidades indígenas y afro descendientes. En este sentido, la OEI quisiera también subrayar los esfuerzos desplegados por la Comisión de Mediación y Testigo y de la Iglesia Católica de Nicaragua.

La Organización ha recibido, con ocasión de esta visita, el comunicado de la segunda sesión del Diálogo Nacional celebrada el lunes 21 de mayo en la ciudad de Managua en el que hace suyas las recomendaciones del informe preliminar de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y establece que se forme una Comisión de seguimiento nacida del Diálogo.

Nicaragua es miembro de la OEI desde 1957 y las relaciones bilaterales con las instituciones nicaragüenses han contribuido al fomento de la cooperación internacional en los ámbitos de educación, ciencia y cultura reflejando de forma notable el desarrollo social y económico del país.

La OEI resalta la diligencia y dedicación tomada por las partes, al igual que la pronta respuesta institucional del Gobierno y del resto de actores promoviendo un diálogo inclusivo, constructivo y respetuoso. De este modo, la OEI anima al Gobierno y al resto de actores a continuar por la senda del diálogo encontrando una solución efectiva a la crisis y reitera su disposición para colaborar en ello.