La obstrucción de la presa de Hidroituango, en el oeste de Colombia, mantiene en alerta a cuatro departamentos del país. Por el momento, más de 9.000 personas han sido evacuadas de sus casas por el riesgo de inundaciones. La central hidroeléctrica, en pleno proceso de construcción, está próxima a los ríos Cauca e Ituango, cuyos cauces están por encima de los niveles habituales debido a las lluvias de la temporada invernal. Esta situación dificulta las tareas de contención y favorece la posibilidad de provocar una crisis humanitaria en la región.

Entre el 28 de abril y el siete de mayo se produjeron tres derrumbes en Hidroituango, la hidroeléctrica que comenzó a construirse en 2014 en el departamento de Antioquia y que está considerada la obra civil de este tipo más grande de Colombia. Se estima que cuando esté en plena operación producirá 2.400 megavatios, con lo que abastecería el 17% de la demanda nacional. Los deslaves se produjeron en uno de los tres túneles construidos para canalizar el agua del río Cauca, cuyo cauce fue desviado cuando comenzaron las obras.