Declaraciones de Su Eminencia Reverendísima Cardenal Leopoldo Brenes. 17 de Mayo del 2018.


Cada Jueves, como es bien sabido por toda la población, en todas nuestras Parroquias, en toda Nicaragua celebramos a Jesús Sacramentado, y hoy he querido venir a mediodía para unirme desde la Iglesia Catedral a todos nuestros Fieles, para, a los Pies de Jesús Sacramentado, a los Pies de Nuestra Madre y cuya Fiesta celebramos hoy, como Madre de la Iglesia pedirle a Ella que interceda por todo este Pueblo de Nicaragua.

Leíamos hoy en la primera lectura en Los Hechos de los Apóstoles, cómo los Apóstoles después que Jesús subió a los Cielos se sintieron como solos. Pero no estaban solos, ahí estaba la compañía de María. Quizás nosotros los nicaragüenses en algún momento podemos sentirnos solos; pero no, no estamos solos, sentimos la cercanía de la Presencia de María que ora con nosotros, que nos acompaña, y que quiere a todos sus hijos, indistintamente de que pensemos distinto.

La Madre siempre quiere a todos sus hijos, los abraza, los quiere, los consuela. Siento, pues, que nosotros los nicaragüenses, hoy de manera muy especial, al celebrar esta Fiesta de María, Madre de la Iglesia, sentimos Su Maternidad, y Ella, sin duda alguna, siempre va a interceder para que nosotros los nicaragüenses podamos verdaderamente reconciliarnos, podamos darnos el día de mañana un Abrazo de Paz.

No dejemos que el odio embargue nuestro Corazón. Podemos discutir, podemos disentir uno del otro, pero desde el corazón no, no odiemos. El odio embarga muchas cosas negativas, y María nos quiere con un Corazón grande, y grande para que nos amemos aun en medio de nuestras diferencias.

Pregunta del Periodista

Cardenal, en los últimos acontecimientos vemos que se han robado una Unidad de Transporte Colectivo, y también los jóvenes están llamando a los tranques en las fronteras y en todo Nicaragua.

Palabras del Cardenal Leopoldo Brenes

Yo siento que siempre hemos dicho que las protestas sean pacíficas para que la violencia no embargue, porque la violencia engendra violencia, engendra dolor. El llamado de manera personal, y ejemplo, y el llamado de todos los Obispos de la Conferencia Episcopal es eso, que podamos hacer nuestra protesta de una manera cívica, respetando también a los otros. Donde está el Derecho de nosotros está también el Derecho de la otra persona.

Así que, yo como Pastor decía hoy, porque algunas veces dicen: Es que un Obispo habla así y otro Obispo habla así... ¡No, no!, todos los Obispos tenemos un único sentimiento, y el sentimiento de nosotros es colaborar con nuestra aportación en el Diálogo, con nuestras personas, a la Reconciliación, a la Paz de todo el País.

Pregunta de Periodista

¿En la Sesión que tendrán mañana en el Diálogo Nacional van a instar también al Respeto, a ese llamado al Respeto para quienes participan?

Palabras del Cardenal Leopoldo Brenes

Yo pienso que sí. Yo siempre me apoyo en las Palabras del Papa Francisco que es un gran promotor del Diálogo; y el Papa decía una cosa: Cuando estamos en el Diálogo y alzamos la voz, eso perjudica al Diálogo. El Diálogo debe hacerse con buenas palabras, debe hacerse con buenas maneras, y con respeto a los otros.

Una gran capacidad del Diálogo es la capacidad de escucha, y discutir a través de las Ideas, no a través de una imposición, no a través de gritos, sino a través de la imposición de las Ideas. Yo creo que eso es lo importante, presentar las Ideas.

Pregunta de Periodista

¿Van a instar a los jóvenes a que quiten estos tranques?

Palabras de Cardenal Leopoldo Brenes

No sólo a los jóvenes, yo creo que a todo mundo, porque no sólo los jóvenes están en los tranques. ¡Allí hay de todo! Hay niños, hay jóvenes, hay adultos, hay ancianos. Por lo menos yo he mirado las fotos que ustedes proyectan en las que veo que ahí hay de todo, y yo quisiera hacer el llamado a todos a ese respeto.

Es lamentable, estaba escuchando, no sé si será cierto, porque a veces llegan tantas cosas a través de las Redes Sociales, que no dejaron pasar en un tranque a una ambulancia y parece que falleció la mamá y falleció el niño, porque venía embarazada.

Yo haría un llamado a esas personas que están en los tranques, que una de las cosas humanitarias son las ambulancias, y si esa ambulancia traía a alguien, el día de mañana puede traer a un herido. Imagínese que otro diga: “No, aquí no pasa”, también vamos a tener otro fallecimiento. Por lo tanto, respetemos a las ambulancias, respetemos a los Cuerpos de Bomberos, respetemos a aquellos vehículos que pueden traer a un herido, porque un minuto puede ser la pérdida de Vidas. Así que, siempre el Respeto es lo más hermoso, y lo grande. Gracias.