El Ministro de Transporte e Infraestructura, Oscar Mujica Obregón, presentó ante la Comisión de Producción Económica y Presupuesto de la Asamblea Nacional, detalles del convenio con el Banco Mundial que contempla la ejecución de 3 proyectos, para el mejoramiento de la red vial en el país.

Puntualizó que “el convenio por el orden de 38 millones de dólares, 35 millones serán habilitados por el Banco Mundial, como un reconocimiento a la capacidad de ejecución que ha mostrado el Gobierno en los proyectos de infraestructura vial con el Banco Mundial”.

Dijo que en el tramo Granada-Malacotoya, se espera invertir 6 millones de dólares adicionales, para la culminación de este importante proyecto.

“En el proyecto Macuelizo-Santa María se le inyectará 18 millones de dólares, tiene una enorme importancia para la producción de café y otros productos para el desarrollo nacional”, puntualizó.

Recordó que el tramo Cárdenas- Colón tiene un beneficio adicional en el aspecto de seguridad soberana.

“Con esto vamos a facilitar que la frontera sur de Nicaragua pueda habilitarse los servicios de salud, educación, transporte, desarrollo de la cultura, y también se puedan mejorar las condiciones de seguridad frente al asedio del narcotráfico y el crimen organizado, que suele utilizar la frontera sur de Nicaragua para transitar al norte del continente”, sostuvo.

Por su parte, el presidente de la Comisión Económica, Walmaro Gutiérrez, dijo que con estos recursos se pretende cubrir 41km adicionales, de los 46 km que ya se habían realizado en los tramos Granada-Malacatoya; Macuelizo-Santa María; y Cárdenas-Colón.

La reparación de carreteras y adoquinado que se destruye le cuesta a los nicaragüenses

Al referirse a los proyectos de red vial, el diputado aprovechó para recordar que estos financiamientos son para reparar, mantener y rehabilitar obras de infraestructura y carreteras que les sirven a las y los nicaragüenses.

“Debemos cuidar la red vial y no podemos continuar permitiendo actos vandálicos en caminos, carreteras y adoquinados, ya que la reparación que se debe hacer, le cuesta al pueblo de Nicaragua”, dijo.

“Estos son recursos que terminan siendo pagados con impuesto de los nicaragüenses. Cada carretera y adoquinado que se destruye va salir igual del esfuerzo fiscal de las y los nicaragüenses, es por eso que debemos cuidar nuestra red vial”, concluyó.