El diálogo que ha sido convocado por la Conferencia Episcopal, es la única alternativa para que en Nicaragua se reinstale la paz, aseguran analistas políticos que han pedido dar un voto de confianza a este encuentro nacional, que inicia este miércoles 16 de mayo.

Y es que a pesar que los nicaragüenses intentan cada día retornar a la calma que se tenía antes del 19 de abril, grupos de derecha insisten en socavar cada intento que se realiza, por eso se insiste en que todos debemos convocarnos al diálogo.

Hay que insistir que el camino único que le queda a Nicaragua en las actuales circunstancias es el diálogo, que todos los temas se  pongan en la mesa, buscar una conciliación con el espíritu de que convivamos porque Nicaragua es de todos”, declaró el analista Adolfo Pastrán.

Añadió que los nicaragüenses podemos tener diferencias de cualquier tipo, pero en el diálogo es la forma más civilizada y no provocar una guerra civil.

El diálogo es el único camino. Vamos al diálogo y discutamos ahí los temas que le convienen a Nicaragua y pongámonos de acuerdo para que el país siga marchando”, señaló Pastrán, que considera que el Gobierno de Nicaragua, está dando muestras de voluntad políticas al diálogo, al crear las condiciones mínimas, al permitir la entrada al país de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que debe escuchar a todos los sectores.

En tanto el periodista Moisés Absalón Pastora, considera que tiene muchas expectativas del diálogo, sobre todo porque lamenta que el país está siendo destrozado por actitudes intransigentes que buscan el retorno de la guerra.

Estoy viendo con mucha preocupación a un país que quiere abrazar el diálogo que es el camino más valiente para alcanzar la paz. Si nosotros los nicaragüenses no llegamos con un sentido patriótico, sincero y responsable a sentarnos en esa mesa de diálogo y no nos damos cuenta que lo mucho que se había avanzado de progreso y que ahora se ha convertido en una regresión total, estamos empeñando el futuro de Nicaragua”, dijo Pastora.

La invitación por parte del Gobierno de Nicaragua a la CIDH, es parte del compromiso y voluntad hacia el diálogo.

Cuando se dieron los primeros enfrentamientos y la primera ponencia sobre la mesa fue el diálogo, el gobierno la acogió, luego de eso se dijo que era necesario la creación de una Comisión de la Verdad; la Asamblea Nacional dio pasos y la creó; después de eso se dijo que esto no se podía, a como efectivamente no puede quedar impune, se avaló una investigación a través del Ministerio Público, y ahora se puso como premisa el arribo de la CIDH y a solicitud de la Comisión de la Verdad, el gobierno ha dado el paso dos horas después del comunicado de la Conferencia Episcopal, por eso creo que si aquí ha habido voluntad de las partes ha estado en ese sentido en el gobierno y los que han atrasado por las diferencias que desean es de parte de los estudiantes”, señaló Pastora.