El sector de transporte interurbano se muestra preocupado por la situación de violencia que se vive en el país, por lo que, a través del coordinador de la Mesa Técnica de Transporte Nacional y dirigente transportista, Luis Jiménez, se hizo un llamado a la Conferencia Episcopal a que llame al diálogo de inmediato.

Jiménez expresó que el que quiera protestar que haga su protesta, pero no violentando los derechos de los ciudadanos que quieren trabajar.

“Hay lugares donde se ha suspendido el servicio (de transporte), porque realmente el derecho a la libre circulación no existe. Te agreden, hay buses agredidos en el Norte que no están trabajando, precisamente porque no son protestas, son tranques”, señaló.

“Tranques específicamente y literalmente significa no dejar pasar y si estamos hablando de democracia, de construcción de país, hablemos de los derechos de todos los nicaragüenses sin distingo de raza, religión, color político, etcétera”, agregó.

“Lo que queremos es que haya paz, diálogo y que todo el mundo, mientras este diálogo y esta paz se inicia cada quien vaya a trabajar a sus lugares” añadió.

Asimismo, manifestó que la situación los está agobiando, porque en las filas de algunos lugares hay más personas que superan los que están en los tranques, pero no quiere ser violentos.

Refirió que el conflicto se resuelve con diálogo y bajo la responsabilidad de quienes no se quieran sentar estará la sangre que se derrame, “entonces llamamos a la Iglesia, a los obispos, a la Conferencia Episcopal, que llamen a la mesa de diálogo y el que no llegue es el responsable de lo que se siga derramando en nuestro país”, apuntó.

Mencionó que las personas que venden en pequeñas cantidades y que se transportan en las unidades de buses, son los más perjudicados porque no pueden movilizarse.

“Queremos llamar a la reflexión, tengan o no la razón los que están en los tranques, que no sea fiesta como ha aparentado ser, hay un luto económico, por los muertos, de todos lados”, acotó Jiménez.

El dirigente de transporte dijo que sostuvieron un encuentro con integrantes del movimiento 19 de abril, porque les llegaron a decir que se pararan de trabajar y se les dijo que si se habla de democracia no se puede hablar así.

“Les explicamos a los muchachos que esto no podía ser, porque tenemos un proceso asambleario para hacer cualquier cosa, que hay una mesa abierta para hablar el tema de los combustibles y hemos estado viendo esa problemática y una serie de cosas”, señaló.

Por su parte, Marvin Altamirano, presidente de la Asociación de Transportistas Nicaragüenses (ATN), mostró preocupación por las circunstancias que se viven en el país, lo cual fue expuesto el día sábado al Cardenal Brenes como un problema que tenían los transportistas de carga con los diferentes tranques en las carreteras del país y las pérdidas en leche y perecederos.

Sin embargo al día de hoy están paralizados , ya que a partir de ayer en Sébaco no hay circulación, situación que les preocupa.

Considera que se tiene un problema serio y le comunican al pueblo de Nicaragua, en especial, a los exportadores e importadores y transportistas en general, incluyendo Centroamérica, que no se muevan con sus medios y cargas porque están en riesgo ante la situación que se vive en el país.