“Lo mejor para todos los nicaragüenses es estar unidos. Necesitan vivir en paz y armonía. Necesitan una escalera para salir de la violencia. No pueden tener diferencias ni resentimientos ni odios”, manifestó el doctor Joáo Clemente Baena Soares, ex secretario general de la Organización de Estados Americanos –OEA- en la década del 80.

Fue durante el desayuno mensual de los embajadores del Grupo Latinoamericano y del Caribe (GRULAC), realizado en la residencia de la embajada de Brasil. Todos los diplomáticos fuimos contestes al manifestar el honor de desayunar, escuchar y hablar con uno de los hijos más valiosos y formidable de la OEA… quien recibió 16 condecoraciones entre 1984-1994 por su estupenda labor.

Como decano del Cuerpo Diplomático me tocó decirle: Nunca me hice la idea de conocerlo personalmente doctor Joáo Clemente Baena Soares, ex Secretario General de la OEA. Sin embargo hoy lo tengo a mi lado. Usted es un hombre cargado de historia. Pero no una historia de pasquín, sino una historia que hace historia. Usted es un prestigioso abogado que dejó legados en las cortes, en las aulas universitarias o en los predios de la OEA, en los desafíos y transformaciones políticas.

A primera vista simpatizamos. Recordó que en 1990 cuando ganó las elecciones doña Violeta Barrios de Chamorro, asistió como Jefe Observador a Nicaragua. Allí conoció al doctor Mariano Fiallos Oyanguren, presidente del Consejo Supremo Electoral… “También conocí al comandante Daniel Ortega; muy querido por el presidente estadounidense, Jimmy Carter, pero Ortega reconoció que perdió las elecciones en forma legal y no presentó resentimientos”, dijo.

Comentó que anduvo por Centroamérica alcanzando algún grado de paz a través del diálogo, que trasciende el fortalecimiento de la integración regional. Anduvo por Panamá, República Dominicana, El Salvador -donde lo asustaron balas cruzadas-, en Perú, Honduras, Guatemala y otros países, que vivían tiempos difíciles, similares a los que estamos transitando en el mundo. “Son tiempos en los que el entendimiento resulta difícil. Predominan voces que no son las propias. Por eso creo que la confianza es una fuerza que nos une”, aseguró.

Como el mundo arde por sus cuatro costados, manifestó: “Tengamos fe en la esperanza. Tengamos fe en aportar a la felicidad, como derecho y bien supremo de los pueblos, y de nuestra región en particular. La felicidad que es la paz, la seguridad, y la vida con dignidad. Tenemos el deber de unirnos para acercar la realización de esos sueños, que son de todos”… Joáo Clemente cumple este lunes 87 años de vida!!.

opinion