La Casa Caribe de Solidaridad con los Pueblos ha rechazado la estrategia desestabilizadora de la derecha en contra del Gobierno del Comandante Daniel Ortega Saavedra.

 

DECLARACION DE LA CASA CARIBE DE SOLIDARIDAD CON LOS PUEBLOS “AGUSTIN CONTRERAS”, EN RECHAZO A LA ESTRATEGIA DESESTABLIZADORA DE LA DERECHA OPOSITORA INTERNACIONAL CONTRA EL LEGITIMO GOBIERNO DE DANIEL ORTEGA EN NICARAGUA

Los graves disturbios que dejan más de una treintena de muertes y un número considerable de heridos y desaparecidos en Nicaragua, como resultado de una especie de guarimba parecida a la que en varias oportunidades ha desarrollado la derecha venezolana, evidencian que los gobiernos progresistas e insumisos de Latinoamérica siguen en la lupa de la derecha Internacional regentada por EE.UU.

A diferencia de los gobiernos de derecha, el Frente Sandinista de Liberación Nacional ha estabilizado la economía nacional, con importante índices de crecimiento económico, mejorando los niveles de empleo, salud y bienestar general, no obstante carecer de grandes recursos energéticos. Tal como ha sido reconocido por organismos internacionales. NICARAGUA con la nueva gestión de DANIEL ORTEGA, ostenta democracia, libertad de expresión y religiosa. Altos niveles de bienestar en salud, educación, vivienda y empleo. Su economía muestra un buen nivel de exportaciones y de inversión extranjera.

Aunque un importante sector empresarial ha declarado su apoyo a la gestión gubernamental de Daniel Ortega, lo que vive Nicaragua es el producto de una avanzada organizada por un sector de los empresarios, agrupados en el Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP) que integra a buena parte de los empresarios privados. Estos han impuesto a sus asalariados participar en la protesta para darle una connotación de descontento e inconformismo popular, lo mismo han hecho sectores de la iglesia católica y protestantes con estudiantes de universidades privadas.

Producto de los enfrentamientos, pero sobre todo entre manifestantes anti-reforma y manifestantes pro-reforma, hubo alrededor de cuarenta muertos, incluyendo policías, un periodista del canal 6 (sandinista), varios jóvenes de la Juventud Sandinista y universitarios que participaban en la protesta. Tal como sucede en otras experiencias (caso Venezuela), la derecha utiliza estos muertos para exacerbar ánimos en contra del gobierno y la Policía.

La oposición nicaragüense ha usado como pretexto para subvertir el orden y tratar de derrocar el gobierno, el moderado incremento de las cotizaciones a la seguridad social a cargo de empleadores y trabajadores y la cotización del 5% a cargo de los pensionados, medidas decididas por el gobierno para fortalecer este derecho fundamental y el Instituto de Seguros Sociales.
La oposición derechista, de manera por demás, hipócrita, convocó a la protesta, no obstante al avance de la seguridad social sandinista, para encubrir el plan empresarial de incrementar la edad de las pensiones y el número de las semanas de cotización, como lo ha hecho en algunos países como Colombia, donde la cotización de los pensionados llega al 12%.

No nos queda la menor duda que se está gestando en Nicaragua un Golpe de Estado Blando; táctica escurridiza, conspirativa, no frontal con el propósito de tumbar a presidentes democráticos, sin provocar indignación internacional, con campañas mediáticas basadas en la mentira y medias verdades, que incitan al descontento social, la deslegitimación política, provocando la violencia en las calles, ataques a la economía, guerras psicológicas, paros y otras acciones desestabilizadoras. (Gene Sharp. 1973).

En un gesto de demostración de democracia y pluralismo el presidente Ortega derogó las reformas a la seguridad social que se usaron para protestar y aun así de manera temeraria y radical la oposición derechista reclama la renuncia del jefe de Estado, evidenciando el verdadero propósito opositor de derribar al gobierno sin someterse a elecciones y cumplir el cambio de la política de Estados Unidos sobre Nicaragua.

El vicepresidente de Estados Unidos Mike Pence dijo recientemente en la OEA, sobre Nicaragua “que en ese país estaban floreciendo la semillas de la tiranía sembradas por Cuba y le exigió al gobierno de Daniel Ortega permitir el ingreso de la CIDH y atender los reclamos de los ciudadanos que han salido a las calles a protestar.” “Nicaragua se merece algo mejor que Daniel Ortega”, sentenció el vicepresidente.

Lo anterior constituye un claro ejemplo de injerencia en los asuntos internos de la Patria de Sandino, un irrespeto a la igualdad soberana de los Estados y no deja lugar a duda del plan de Trump de desestabilizar y derrocar los gobiernos democráticos y progresistas de nuestra América.

Frente a todo lo anterior:

- Rechazamos la política injerencista de la derecha opositora internacional regentada por EE. UU sobre Nicaragua, Venezuela, Brasil, Ecuador, Salvador y demás pueblos progresistas.

- Rechazamos las mentiras de los medios de comunicación de derecha e imperialistas contra Nicaragua.

- Apoyamos el diálogo nacional convocado por el Comandante Daniel Ortega, a la comisión de la verdad para que esclarezca lo sucedido y fije responsabilidades.

- Instamos a todos los pueblos hermanos a expresar su rechazo a la táctica del Golpe de Estado Blando como estrategia de la Derecha opositora Internacional, de desgaste de la voluntad popular para lograr una fractura institucional sin el uso del poder.

Parodiando a Pence: “Estados Unidos se merece algo mejor que Donald Trump, cuya ignorancia e imprudencia causan inseguridad y atentan contra la paz, el bienestar y la existencia de toda la humanidad”.

¡REIVINIDICAMOS LA INDEPENDENCIA Y SOBERANIA DE TODOS LOS PUEBLOS DEL MUNDO!

comision

comision