Al menos 20 personas fallecieron este jueves tras el colapso de una presa en la localidad de Solai, del condado de Nakuru en Kenia, según afirmaron las autoridades del país africano.

Tras varios días de intensas lluvias, el agua de la presa inundó cientos de viviendas de la zona. Los informes preliminares informaron que cientos de familias se vieron desplazadas tras el incidente. 

En este sentido, el gobernador de Nakuru, Lee Kinyanjui, aseguró que el Gobierno local "hará todo lo posible por garantizar la seguridad de las familias de la zona afectada y ayudarles a recibir tratamiento médico".

"El agua ha causado una gran destrucción de vidas y propiedades. La extensión de los daños aún tiene que ser estudiada", sostuvo Kinyajui.

La operación de rescate de los equipos de gestión de desastres de la Cruz Roja de Kenia y el condado de Nakuru realizó el rescate de hasta 40 personas, que fueron trasladadas posteriormente a los hospitales.