En misión oficial a Europa, en nombre del presidente nicaragüense Daniel Ortega, el Ministro Asesor del Presidente de la República para Asuntos internacionales, Siddhartha Marín, hizo una etapa en Roma para realizar importantes reuniones institucionales y con representantes de la Santa Sede.

El AntiDiplomatico tuvo la oportunidad de hacerle algunas preguntas para comprender mejor la situación actual en el país.

Ministro, ¿qué está pasando en Nicaragua?

Como premisa y deber, me gustaría decir y responder: "no es lo que estás leyendo en muchos de los medios occidentales". Mi viaje en Europa tiene como objetivo desmentir la descripción parcial de los acontecimientos recientes en Nicaragua. Explicaré a todos mis interlocutores la situación en términos reales. Y basta comenzar por la situación economía para hacerlo de una manera simple.

¿En qué sentido?

En el sentido de que es suficiente referirse a los datos, no del gobierno nicaragüense, sino del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial. Desde 2007, cuando el presidente Ortega asumió el liderazgo del gobierno, hasta el 2016, el PIB de Nicaragua se ha duplicado. Se duplicó y esto fue posible gracias a un trabajo armonioso y fructífero con todos los interlocutores sociales. Las inversiones también se duplicaron y las exportaciones aún más del doble. Para el gobierno, la justicia social, la equidad y la redistribución de la riqueza tenían que ser colocadas siempre al centro. Por lo tanto, mientras que el PIB, las exportaciones y las inversiones se duplicaron, la pobreza se redujo a la mitad, del 48% en 2006 al 24% en 2016, y pobreza extrema se ha reducido más de la mitad, pasando del 17% al 6%. Fue un gran esfuerzo, con resultados increíbles que contradice todo lo que en estos días cuentan sobre Nicaragua.

Entonces, ¿por qué la necesidad de una reforma del sistema de seguridad social en el centro de las protestas?

El gobierno nicaragüense ha tratado de hacer frente a un problema que para nuestro país lamentablemente es impostergable. No se trata solo de Nicaragua, sino que, a nivel mundial, la reforma de la seguridad social es una prioridad para un gran número de países. Para nosotros es una situación que ya no se puede posponer porque el sistema actual no es sostenible. Y el gobierno de Ortega ha tratado de poner a todos los interlocutores sociales de acuerdo a través de la mediación sobre el tema del Instituto de Seguridad Social. En la imposibilidad de esto, procedió con una propuesta que salvaguardaría a los trabajadores, tanto como fuera posible. Algunos interlocutores sociales protestaron. Y es legítimo, en cualquier democracia es saludable que esto suceda. Todo comenzó con el Consejo Supremo de la Empresas Privadas. Pero el problema es que algunos han usado esta discordia para crear una desestabilización que no existía, una violencia que no existía en el país. Por ejemplo, algunos de los que marcharon y protestaron con los estudiantes no eran estudiantes y participaron con armas de fuego. Para crear una imagen del país que no existía. ¿Cómo puede existir en un país un conflicto y a la vez duplicar el PIB, las inversiones y las exportaciones? Hoy el diálogo está teniendoéxito y la violencia se ha detenido.

Desafortunadamente registraron pérdidas de vidas humanas durante los días de la violencia causada por los manifestantes. ¿Cuáles son las medidas adoptadas por las autoridades de Nicaragua para castigar a los culpables?

El gobierno de Nicaragua ha promovido inmediatamente un "Gran Diálogo Nacional" y la Conferencia Episcopal, para acompañarlo, ha indicado como una primera condición, retirar la reforma. El presidente Ortega aceptó y además gracias a la mediación importante y decisiva de Papa Francisco, la Conferencia Episcopal acompañará al diálogo. Como primer efecto la violencia se ha interrumpido.

También la Asamblea Nacional se ha pronunciado en favor de un diálogo creando una Comisión para la Verdad, la Justicia y la Paz, para hacer luz sobre estos tristes días en la historia del país. También ha formado un Comité de víctimas.

Además, la policía liberó a todos los manifestantes detenidos durante las protestas, aparte de los que claramente - como ha certificado la policía - han cometido delitos graves contra la propiedad pública, privada o incluso en contra de las vidas humanas.

El Ministerio del Interior, finalmente, pidió a todos los ciudadanos a avanzar en sus reclamos en caso de daños recibidos, presentando las respectivas pruebas. Sobre esto, se especuló mucho a través de video sesgado y fabricado ingeniosamente a través de redes sociales.

A nosotros no nos preocupa el libre ejercicio de la protesta de la población. De hecho, un ciudadano de Nicaragua puede manifestarse por cualquier motivo, cualquiera que sea. Pero no se puede permitir dañar la propiedad pública, la propiedad privada y la vida de los demás ciudadanos. Eso no es posible.

Retomando el tema del uso de las redes sociales para fomentar las protestas. Como en muchos otros países, entre estos Siria y Venezuela, la violencia en Nicaragua ha sido alimentada por la difusión de noticias falsas de las redes sociales. ¿Cómo lo juzgas y como considera que la desestabilización del gobierno de Ortega surge de un plan geopolítico preciso?

Se puede decir con absoluta certeza que la violencia de aquellos días fue alimentada a través de redes sociales y noticias falsas. Las noticias falsas son un problema político serio. No son reales las dimensiones de violencia y enfrentamientos que se han pretendido hacer creer en Nicaragua. Hay países donde esto ocurre con mayor frecuencia y, sin embargo, nadie habla de ello. Está claro que también pesan los asuntos geopolíticos de quienes quieren desestabilizar al Frente Sandinista revolucionario. Un gobierno revolucionario que logra alcanzar estos extraordinarios resultados económicos, preocupa mucho a la Derecha en los Estados Unidos. Además, nuestro Presidente dijo inmediatamente esto: hay intereses extranjeros en la desestabilización de nuestro país. Y podemos afirmarlo sin ninguna sombra de duda.

Muchos han visto claras similitudes con la infame Guarimbas de Venezuela, el doble intento (2013 y 2017) de la extrema derecha del país para subvertir el gobierno legítimo, con violencia fomentada y financiada desde el exterior. Estados Unidos y la Unión Europea en particular. ¿Cree que la comparación es apropiada?

Muchas similitudes son verdaderas. El método es el mismo, dos o tres conflictos creados intencionalmente, noticias falsas y luego crean solidaridad social, una supuesta indignación social. Es un manual ahora conocido por todos y que se aplica en cualquier país para desestabilizarlo. El paralelismo está ahí, es visible para todos, pero el camino de paz emprendido por el presidente Ortega está teniendo éxito.

Durante su carrera, ha tenido la oportunidad de representar a Nicaragua en organizaciones regionales como Alba Bolivariana, Celac, el orgullo de la diplomacia iniciada por los diversos Chávez, Castro, Ortega, Lula, Kirchner, Morales ... que le han ofrecido al mundo una posible alternativa a las barbaridades actuales del neoliberalismo. En esta etapa, vemos una regresión clara e innegable, a través del golpes suavesy derrotas electorales en varios países progresistas. ¿Es un fenómeno irreversible?

Hoy día existe una tendencia clara en América Latina que se está consolidando en varios países con elecciones democráticas y pasos no democráticos. Pero los movimientos progresistas en Colombia, México están creciendo mucho, testimoniando que todo no está tan determinado. Nada es irreversible. El mayor objetivo logrado por la revolución bolivariana del Comandante Chávez y todos aquellos que han trabajado por un modelo de desarrollo alternativo - como el Comandante Ortega- es que a pesar que un cambio de gobierno pueda tener lugar en algunos países, la conciencia crítica de los pueblos de América Latina es algo totalmente diferente del pasado colonial. América Latina es un nuevo continente gracias a Chávez, gracias a Ortega, gracias a Cuba, gracias a Evo, Correa, Kirchner, Lula, Mujica ... Sus conquistas han creado un punto de no retorno. La gente de América Latina no renunciará nunca a los inmensos logros sociales alcanzados.

Los más mal intencionados han visto como un verdadero objetivo del ataque al gobierno nicaragüense el gran proyecto llamado 'Canal Nicaragüense', que, de ser implementado, permitiría eludir el de Panamá para el tráfico comercial en el Pacífico. ¿Ese proyecto aún está en vigencia para el gobierno nicaragüense?

Si, se mantienes activo. Sobre la viabilidad del impacto ambiental y social sostenible se han realizado estudios y han tenido resultados positivos. Lo dicen empresas privadas y no el gobierno nicaragüense. Es importante destacar que este es un proyecto privado que le daría a nuestro país consecuencias políticas, económicas y sociales positivas. Apoyamos esto, pero reitero que es un proyecto privado de varios miles de millones de dólares con muchos inversionistas. No solo de China, sino también de diferentes países.

Tomado de PeriódicoOn-line: El Anti diplomático