El general de brigada Seyed Masud Yazayeri ha advertido este viernes de que una posible guerra en la península coreana ocasionará grandes pérdidas para Estados Unidos y sus aliados.

“La presencia de los estadounidenses en Corea del Sur ha sido la causa fundamental del surgimiento de tensiones en esa región sensible en el pasado y en el presente. Si estalla una guerra en esa región, Estados Unidos y sus adláteres sufrirán grandes pérdidas”, ha recalcado el subjefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Irán para Asuntos Culturales y Difusión Defensiva.

Asimismo, ha anotado que la división surgida entre las dos Coreas tiene su origen en la presencia de Estados Unidos en esa península.

El militar de alto rango iraní ha afirmado que en el caso de que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y otros entes internacionales actúen eficiente e independientemente de las superpotencias podrían prevenir las tensiones que vive la península coreana y paralizar el expansionismo estadounidense.

De igual manera, ha hecho hincapié en que los países independientes no se someterán al aventurismo de Washington, ya que se ha terminado la época de las políticas imperialistas y abusivas de Estados Unidos.

Con fecha anterior, el Ejército norcoreano anunció la aprobación final para lanzar un ataque nuclear contra Estados Unidos, mientras el Pentágono, por su parte, ordenó el emplazamiento de un radar de defensa antimisiles en la isla de Guam, sita en el Pacífico.

La guerra verbal entre Pyongyang, Seúl y Washington se ha agravado desde el pasado 11 de marzo, cuando los surcoreanos y estadounidenses, ignorando las amenazas de Pyongyang, pusieron en marcha unos ejercicios militares conjuntos, de una semana de duración, a los cuales asistieron 10 mil soldados surcoreanos y 3 mil efectivos norteamericanos.

Estados Unidos, que desempeña un papel crucial en el agravamiento de la crisis entre las dos Coreas, ha enviado a la región sus bombarderos B-52 y B-2, con capacidad nuclear, y cazas furtivos F-22, así como los destructores ‘USS Fitzgerald’, ‘USS John McCain’ y ‘USS Decatur’.