La situación legal que enfrenta la Arquidiócesis de Managua y el grupo empresarial Q, tuvo un nuevo capítulo cuando representantes legales de estos últimos llegaron a la propiedad en disputa a efectuar las mediciones del espacio que aseguran es de su propiedad, ubicado en el costado norte de la Catedral Metropolitana.

La Arquidiócesis de Managua, representada por el padre Bismark Conde, señala que la propiedad en litigio es propiedad de la Iglesia y fue obtenida mediante una donación otorgada por el Presidente de la República, con el fin de ser utilizada para fines religiosos.

“Este problema inició cuando el grupo Q compró esta propiedad a un señor de nombre Iván Castro y a través de un apoderado se efectuó la venta de esta manzana de tierra, posterior a este proceso se quiso obstaculizar la entrada sur a la Iglesia y es ahí cuando la Iglesia reaccionó en defensa de esta propiedad, que le fue entregada al Cardenal Miguel Obando y Bravo por parte del presidente Daniel Ortega (en el año 1990), con el fin de que fuese parte de la Catedral”, manifestó.

“Hoy nuevamente estos señores están retomando el caso, después de diez años vienen a quererse apoderar de la propiedad cuando nosotros hemos tenido una completa posesión de este terreno, en que tenemos previsto la construcción de un centro pastoral y por tal razón nosotros procedimos a cerrar el perímetro de la misma porque los documentos legales señalan que la propiedad nos pertenece” destacó Conde.

Por su parte el representante legal del grupo Q, licenciado Ervin Castillo, señaló que ellos cuentan con la documentación necesaria que los acredita como dueños de la propiedad, es por ello que han retomado nuevamente este caso con el fin de que se determine los espacios que les corresponden a cada una de las partes.

“Nosotros estamos tratando de hacer prevalecer el derecho que tienen sobre una manzana de terreno, Grupo Q compró esta propiedad y tienen documentos legales que demuestran que la propiedad les pertenece, este litigio surge nuevamente cuando la Iglesia avanza con la construcción de este muro, el cual desapareció el cerco que nosotros teníamos, negándonos de esta manera el acceso al mismo”, destacó.

“Sabemos que el gobierno les donó gran parte de la propiedad donde se construyó la Catedral, pero esta parcela que está en disputa no está incluida en el plano que ellos dicen tener, en el registro de la propiedad está muy claro que esta parte no es de su propiedad y por ello estamos demandando un juicio de deslinde para que se establezcan los linderos de cada una de las partes interesadas”, añadió.

El proceso legal se mantendrá en los próximos días, con el fin de esclarecer este caso y dejar satisfechas a las partes involucradas, procurando de esta manera ponerle fin a esta situación que data desde hace diez años.