Familias que habitan en la Colonia Centroamérica y en el barrio 22 de Enero, en el distrito V de Managua, denunciaron que quedaron sin los servicios de agua potable y energía eléctrica, luego que manifestantes violentos ocasionaron destrozos durante una de sus movilizaciones.

Los hechos ocurrieron la noche de este miércoles, cuando un reducido grupo de manifestantes botó un árbol de la vida y la estructura cayó sobre el tendido eléctrico, que lleva la energía a los pozos de agua potable que abastecen el sector de la Colonia Centroamérica y el barrio 22 de enero.

"Una vez más estos niños nos afectan con sus actos violentos y yo creo que es hora que se les ponga alto", dijo una madre de familia indignada por las afectaciones que deben sufrir cada vez que se registran manifestaciones, que son promovidas para crear el caos y sembrar miedo entre los habitantes de ese sector de la capital.