Un nuevo y fatal virus que mató a 11 de los 17 pacientes en Oriente Medio y Gran Bretaña parece causar una profunda infección en los pulmones, afirmaron investigadores este miércoles.

Seis monos infectados con el nuevo coronavirus humano desarrollaron rápidamente neumonía, según una carta de expertos de los Institutos Nacionales de Salud (NIH) publicada en la revista New England Journal of Medicine.

Luego de ser expuestos a muestras del virus los macacos rhesus cayeron enfermos en un período de 24 horas, con síntomas que incluían altas temperaturas, falta de apetito, tos y respiración rápida.

La enfermedad de los monos duró unos días antes de que desaparecieran los síntomas clínicos. Después de la eutanasia de los monos, los científicos encontraron lesiones rojas y zonas moradas oscuras de inflamación en sus pulmones.

"Vimos que realmente se replica en la profundidad de los pulmones de los monos, lo que potencialmente podría explicar mejor la enfermedad en los humanos", afirmó a la AFP en conversación telefónica Vincent Munster, de los NIH y del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas Rocky Mountain Laboratory en Montana.

"Esto explica por qué este virus podría ser potencialmente fatal. Si se replica en lo profundo del pulmón podría incluso destrozar la capacidad de los pulmones para tomar oxígeno y finalmente causar una profunda enfermedad", añadió Munster.
Fallos renales fueron observados en las personas que murieron de la enfermedad, que se detectó por primera vez el año pasado.

La investigación animal es "el primer paso para saber lo que el virus hace en humanos" y debería ayudar a los expertos a reducir las estrategias y opciones antivirales para la intervención, dijo a la AFP.

La carta de la New England Journal of Medicine es la primera en describir la investigación animal del virus. Previos intentos realizados en hámsters no fueron de mucha utilidad, afirmó Munster.

Pero todavía hay muchas preguntas sobre el virus, que guarda similitudes con el sindrome respiratorio agudo severo (SARS) que surgió en el sudeste asiático hace una década y la gripe aviar en la forma en que afecta a los pulmones.

El nuevo virus es denominado formalmente hCoV-EMC/2012, que es la forma simplificada de coronavirus humano-Erasmus Medical Centre, por la institución sanitaria holandesa que lo identificó.

La muestra del virus suministrada a los investigadores del laboratorio Rocky Mountain por Erasmus para la investigación en monos no parecían causar el tipo de enfermedad severa que se veía en humanos, dijo Munster.

Esto podría indicar que hay casos menos graves en circulación en humanos o podría reflejar una diferencia en la forma en que los primates reaccionan a la infección.

La investigación actual se ha visto limitada a estudiar los casos de las personas que han sido hospitalizadas con enfermedades muy graves.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) informó a finales de marzo que un hombre de 73 años de los Emiratos Árabes Unidos es han convertido en la onceava víctima de este tipo de virus. La OMS documentó un total de 17 casos globalmente, aunque no dispone de suficiente información en lo relativo a la forma y fuente de transmisión del virus.

También el mes pasado un grupo de científicos informó en la revista Nature que el virus parece infectar el cuerpo a través de una base de conexión situada en las células de los pulmones y sugería que los murciélagos podrían ser una reserva natural para el virus.
Los investigadores creen que el virus puede ser transmitido de humanos a humanos aunque esos casos parecer ser poco comunes.

Todavía se desconoce si la enfermedad es realmente tan rara y aguda o si puede ser más común pero menos grave, de forma que elude la detección en la mayoría de los casos.