Clamor por Nicaragua

La embajada URC es un organismo internacional conformado por hombres y mujeres de diversas nacionalidades que abrazan los principios de la justicia, del amor y de paz para las naciones de la tierra, viéndolas desde la perspectiva del Dios de los cielos. Las siglas URC significan “Unidos por el Reino de Cristo”.

Hemos vuelto a sentir el corazón de Dios y su postura respecto a la hermosa nación de Nicaragua y a su propósito eterno, por el cual el señor la ha guardado bajo su mano en las últimas décadas, escuchando el clamor de sus habitantes.

Clamamos una vez más por la integridad y la protección de su soberanía, por que el Señor del Universo, nuestro adamismo Padre YAHWEH quien se ha manifestado a la humanidad a través de su hijo JESUCRISTO, guarde a Nicaragua de toda intervención extranjera gestada en lo oculto, y camuflada como legal. Conocemos la voluntad de Dios, quien en este tiempo ha brindado la oportunidad a todo ser humano y a todo gobierno que hubiera participado en un acto de injusticia, o en su defecto haya sido víctima de la confusión respecto a cuál es el verdadero camino del derecho, de que reflexione y así mismo pueda retractarse. Todos clamamos al unisonó por la libertad fundada en la paz y en la integridad moral, espiritual y física de cada habitante, y cada ciudadano Nicaragüense. No vamos a permitir que la maldad halle habitación en las atmosferas de la región, ni en la estructura gubernamental, ni en las comunidades que conforman a la nación tan amada por Dios.

Clamamos con una postura alejada de toda venda religiosa, renunciando a toda ignorancia que brota de la mala información que pudiera llegar hasta nuestros oídos, a nuestros ojos y por ende a nuestro corazón. Renunciamos así a la manipulación que los medios de comunicación que tergiversan la realidad del mundo con el fin de facilitar y justificar las artimañas del Diablo, quien usa también a personas y a gobiernos para hurtar, matar y para destruir.

Clamamos invocando el poder de la sangre de Cristo, que fue derramada para librarnos de toda maldición generacional, que todos los errores y las transgresiones de los gobiernos que anteceden a la amada Nicaragua, desde su origen sean borrados, y que el Señor nuestro Dios nunca más se acuerde de ellos.

Clamamos por la vida de Daniel Ortega presidente de Nicaragua, quien seguramente volvería a exponer su integridad por causa de la libertad de su patria. Anhelamos que la agenda del Padre, de nuestro Rey de reyes Jesucristo sea entregada en sus manos y pueda constatar que el Dios del universo sabe más que ningún ser humano, acerca de como perpetuar la paz y la justicia en los reinos. Así como tiene poder para sujetar el orden del universo.

Nuestra intercesión está sustentada por la autoridad que Jesucristo ha delegado sobre quienes creen en su nombre, habiendo recibido por la fe, una potestad de ser hechos hijos de Dios, que no es exclusiva de alguna raza, pueblo o nación, ni de ningún estatus social, si no comprada por la preciosa sangre de Cristo. Siendo entonces hijos, somos instrumentos de Dios para desarraigar toda maldad, toda injusticia y toda mentira de la faz de las naciones, así como para sembrar, restaurar y edificar gobiernos conforme al orden de la verdad y la justicia del reino de Dios.

Dios guardará a Nicaragua, Jesucristo mismo guardará su parte en el plan de Dios, Nicaragua así sea levantada como lumbrera de naciones, como ejemplo de rectitud y prosperidad. Dios no fallará su promesa. De igual forma clamamos porque Dios bendiga a las naciones de la tierra y así mismo las restaure, conforme al beneplácito de su voluntad perfecta.


“DIOS BENDIGA A NICARAGUA”