Ante la posibilidad de que se desate un conflicto bélico entre Corea del Norte y Corea del Sur -esta última apoyada por Los Estados Unidos-, el vicepresidente de Nicaragua, Omar Halleslevens, señaló que el mundo no está para estar pensando en guerras, a la vez que ratificó el rechazo de Nicaragua a los tambores bélicos que se escuchan en esa península del este de Asia.

“El mundo no está para estar pensando en guerras, las guerras desde los diferentes ángulos que las veamos, que las analicemos, son destructivas”, afirmó el vicemandantario.

El diálogo es la única alternativa

Halleslevens, quien fue jefe del Ejército de Nicaragua, llamó al diálogo para resolver las diferencias entre ambas naciones.

“Creo que la modernidad exige que las diferentes problemáticas que puedan presentarse a nivel de posiciones que puedan tener los países, se resuelvan a través de las conversaciones acudiendo a organismos internacionales”, afirmó.

El vicepresidente también expresó la importancia de que para resolver los problemas entre Corea del Norte y Corea del Sur intervengan “terceros” que sean de la aceptación de los dos países.

Las guerras amplían las fisuras

Halleslevens fue firme al sostener en que Nicaragua no es partidaria de las guerras como un instrumento para resolver las diferencias.

“Desde ningún ángulo nosotros somos partidarios de lo que es el fomento o pensar que las guerras resuelven los problemas. Las guerras amplían las fisuras que se puedan desarrollar en las sociedades y amplían también las diferencias y amplían también todas aquellas situaciones encontradas que puedan tener las sociedades”, subrayó.