El mercado Mayoreo, uno de los más importantes de Managua, se encuentra en completa calma y con su movimiento comercial habitual.

La afluencia de compradores y vendedores también es muy fluida, si se toma en cuenta que ahí no solo se ofertan productos de primera necesidad, sino ahí también la única terminal de buses que comunican con el norte, centro y caribe de Nicaragua.

Vendedores y compradores coincidieron en que los precios de los productos se mantienen igual que la semana pasada.

Don Antonio Díaz vende sopas en el mercado y dijo que “aquí todos estamos en paz, ya todo está normal y los precios de los productos se mantienen”.

Días afirmó que debido a la crisis y tensión de los días anteriores, todos los comerciantes tuvieron pérdidas.

Doña Juana Pérez, otra de las comerciantes, también destacó la estabilidad de los precios.

Rafael Antonio Rodríguez, taxista, dijo que ya la población volvió a su normalidad después de las acciones vandálicas que llevó a cabo la derecha.

Aseguró que la destrucción de las calles que provocó la gente manipulada por la derecha “nos afecta a todos los que andamos en vehículos, porque en el caso de nosotros tenemos a la hora de llevar un pasajero, buscar otras rutas y eso nos ocasiona más gastos de combustible”.

Nosotros tenemos que trabajar aunque sea a la hora de los alborotos porque tenemos que llevar el billete para la comida de nuestros hijos”, añadió el taxista.

“Situaciones como esas no nos dejan trabajar y la destrucción que hicieron los vándalos es porque son pagados”, insistió el obrero del volante.

Rory Solórzano, habitante de la Villa Pedro Joaquín Chamorro, dijo que en su comunidad han pasado momentos de angustia.

“Hemos estado protegiendo las ventas (pulperías) porque hubo intentos de saqueos de gente de otros sectores, pero todo mundo ya hoy se trasladó a sus respectivos trabajos”, manifestó.

buses

buses

buses

buses

buses

buses

buses

buses

buses

buses

buses

buses

buses

buses

buses

buses

buses