Managua vuelve a la normalidad después de vivir días donde la violencia y la delincuencia se quisieron apoderar de la ciudad.

Pero este martes 24 de abril, el comercio, el transporte de buses, taxis, microbuses y camiones está funcionando casi al cien por ciento.

En el sector de Metrocentro y la UCA, las paradas de buses vuelven a estar concurridas de personas que se dirigen a sus trabajos o hacer diligencias.

La población que está haciendo uso de estos medios aseguró que lo único que desean es trabajar, vivir en paz y tranquilidad.

"Tengo mis hijos que me esperan diario y acá estoy trabajando diariamente, vendiendo mis quesillos y sin miedo porque ya todo está tranquilo", dijo Liliam González, vendedora de quesillos en la parada de buses de Metrocentro.

"Vine hacer unos trámites de viaje, ya se ve todo normal gracias a Dios, eso esperábamos para poder trabajar en paz y no se puede seguir como estaba porque se detiene el país", comentó el joven Ezequiel Robleto.

En la parada de la Universidad Centroamericana, UCA, el señor Silvio Izaguirre, guarda de seguridad, invitó a mantener la paz y el progreso por el que ha luchado tanto Nicaragua.

"Lo que más importa es la paz, hace días me tuve que mover a pie para lograr ir a mi trabajo y eso no es correcto todos los nicaragüenses queremos trabajar en paz".

El taxista Javier Obando exhortó a pedir a Dios que reine la paz en el país.

"Cuando hay violencia todos salimos perdiendo y hoy hay aires de paz y eso es lo mejor porque debemos priorizar la estabilidad para trabajar y poder comer en el nombre del Señor".