Con una inversión de cerca de 458 mil córdobas, el gobierno del presidente Daniel Ortega, a través de la Empresa Nicaragüense de Transmisión Eléctrica (ENATREL), restituyó el derecho a tener energía eléctrica a 83 habitantes de la comunidad de Nueva Esperanza en el municipio de Catarina, ubicado en el departamento de Masaya.

El proyecto fue inaugurado por el ingeniero Salvador Mansell, presidente ejecutivo de la ENATREL quien destacó que no sólo quiere restituir los derechos de toda la población de Nicaragua a tener energía eléctrica de calidad, sino que el Gobierno, a través de su política de responsabilidad compartida, consulta los proyectos a realizar, en tanto también se acuerda un cuido conjunto del bien entregado.

El compañero Mansell recordó que en el 2013 el gobierno tiene como plan electrificar un total de mil comunidades, con un total de 50 mil viviendas y beneficiando a más de 300 mil personas con el acceso a la energía y destacó que al momento están en ejecución trabajos de electrificación en más de 200 comunidades.

Mansell dijo que se está elevando la calidad de vida de los nicaragüenses, al tiempo que señaló que “en el 2007 había un 50 a 54 % de electrificación en nuestro país y hoy estamos hablando de cifras arriba del 70 por ciento y a finales del 2013 llegaremos a un 77 por ciento de electrificación en Nicaragua”.

Añadió el compañero Mansell que a finales del 2016 se estará llegando casi a un 90% de electrificación en el país.

Presidente orienta tener comunicación directa con el pueblo

Recordó a la vez que estos proyectos se están trabajando en acuerdo entre el gobierno nacional, los gobiernos locales, con la población organizada y añadió que todos esos niveles comparten la responsabilidad de cuidar las obras que se realicen.

Destacó el presidente ejecutivo de ENATREL que el comandante Daniel Ortega y la compañera Rosario Murillo han orientado a los servidores del pueblo que ocupan cargos de responsabilidad, tener una comunicación directa con la población, lo que permite que los proyectos se hagan cada día mejor y que se resuelvan las necesidades que presentan los nicaragüenses.

Entre tanto, Milagros Navarro, habitante de Nueva Esperanza expresó su agradecimiento con el Gobierno, que hizo posible "que la luz esté aquí y que ahora la tengamos en forma legal, sin peligros para nosotros, porque además ahora podemos vender algo y obtener ingresos para ayudar en el sustento de nuestras familias y mejorar la calidad de vida".

Responsabilidad es compartida

La compañera Navarro a la vez destacó como muy importante la estrategia gubernamental de responsabilidad compartida, porque señaló que así se tiene mejor control sobre las enfermedades en los menores de edad y en los ancianos, además se logra verificar que estén asistiendo a la escuela y que los menores de seis años estén inscritos en el registro de las personas.

Entre tanto, Rosa Isolina Sandoval Juárez dijo que “hemos aprendido a valorar que tenemos derecho como comunidad y que se nos ha restituido ese derecho con la luz eléctrica, lo que además nos permite impartir clases de alfabetización a los niños, que ahora podamos tener un modo de entretenimiento como es la televisión y poder tener un negocio”.

Entre tanto, Walter Dinarte expresó cuando no tenían energía estaban mal, porque reinaba la oscuridad y no podían hacer nada, pero asegura con el proyecto de electrificación les vino a mejorar y cambiar toda su vida.