Comerciantes del Mercado Oriental y pobladores del barrio Los Ángeles, ubicado en el interior del centro de compras más grande del país, se mostraron activos en la defensa de su lugar de trabajo y del sitio que los ha visto crecer.

La actitud de los comerciantes se debe a los intentos de vandálicos de un grupo de sujetos que armados han intentado saquear los establecimientos comerciales, intimidando a los ciudadanos nicaragüenses que por años han construido un patrimonio para sus familias.

Jorge González, representante de los comerciantes, destacó que con valentía permanecerán en los accesos al mercado, a fin de garantizar la seguridad de los establecimientos, las familias, pero sobre todo garantizando la estabilidad del país que ha tratado de ser irrumpida por pequeños grupos.

“Estamos reunidos a fin de garantizar la estabilidad del mercado y del país, aquí estamos los comerciantes, sus familiares y los habitantes de este sector, nos hemos organizado por la defensa de la paz y el trabajo honrado que por años se ha realizado en este mercado”, señaló.

Los habitantes del barrio Los Ángeles hoy velan por la seguridad de sus hijos, de sus madres, por ello permanecerán durante toda la noche desarrollando acciones de resguardo de su integridad y sus bienes.

“Estamos resguardando nuestras vidas, las de nuestras familias, no vamos a permitir que vengan a entorpecer nuestra tranquilidad la cual es sagrada”, dijo Antonio Castillo.

Por su parte, la comerciante Esmeralda Soto, afirmó que no bajarán la guardia ante las amenazas y permanecerán unidos en función del resguardo de sus productos.

“Todos los comerciantes una vez más nos hemos organizado para no dejarnos vencer, aquí no es un año el que tenemos de trabajar, son más de 30 años de esfuerzo y eso nos motiva a defender nuestra trinchera y nuestros negocios. Mañana vamos a retomar nuestras labores porque el pueblo necesita de nosotros y nosotros de ellos”, subrayó.