Con un recorrido por los hospitales Bertha Calderón y Antonio Lenin Fonseca, los especialistas cubanos finalizaron este miércoles las visitas a las diferentes unidades hospitalarias del país, lo cual es un aspecto fundamental para la realización del diagnóstico sobre la situación del Sistema de Salud en Nicaragua.

La visita estuvo encabezada por el ex Vice Ministro de Salud de Cuba, doctor Joaquín García, quien estuvo acompañado por la titular del Minsa, doctora Sonia Castro, y por la directora del Sistema Local de Atención en Salud (Silais-Managua), doctora Maritza Cuan.

El doctor García señaló que el diagnóstico de la situación actual del sistema de salud nicaragüense parte de un estudio previo hecho por especialistas cubanos en el año 2007, cuando asumió nuevamente la Presidencia el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).

Desde esa fecha al 2013, los cambios del sistema de salud en Nicaragua han sido realmente sorprendentes, aseguró el especialista.

“No es noticia que yo diga que hay muchas cosas que han mejorado y que han cambiado positivamente: en este país ha disminuido la mortalidad materna, en este país ha disminuido la mortalidad infantil, en este país se ha aumentado el número de médicos, en este país se ha incrementado el número de camas de hospitalización, el número de hospitales primarios, ha disminuido la desnutrición infantil”, señaló.

El doctor añadió, entre otros logros, el que en Nicaragua hayan desaparecido las primeras causas de enfermedad en los niños, como por ejemplo la diarrea que pasó de ser la segunda a la decimosegunda causa. Otro punto destacado es el hecho de que en los últimos años la transmisión vertical del Sida de la madre al hijo ha desaparecido prácticamente.

García manifestó que estos resultados se han logrado obtener en un período de tiempo bien corto.

Lo que ha hecho el Minsa “ha sido retomar un proyecto que quedó inconcluso en la década del ochenta y sobre todo (al) darle (al modelo de salud) un soporte, una participación ciudadana y comunitaria muy fuerte”, sostuvo.

A criterio del especialista, el camino que ha emprendido Nicaragua ha sido el correcto, pero que todo ello necesita tiempo para irse consolidando.

“Las revoluciones son así, los sistemas de la salud pública de las revoluciones son así, que cambian cada día, que avanzan cada día”, sostuvo.

Un claro ejemplo que podría simplificar estos cambios es el hecho de que cada año en Nicaragua se forman 300 médicos especialistas, lo cual significa un avance significativo si se toma en cuenta que hasta hace unos años ingresaban al sistema 100 especialistas al año.

La Ministra de Salud de Nicaragua, doctora Sonia Castro, manifestó que efectivamente este gobierno ha hecho importantes inversiones en todos los aspectos del sistema de salud.

Con el diagnóstico de los expertos cubanos “vamos a ver qué cosas podemos mejorar de las que estamos haciendo, cómo podemos dar un salto de calidad y eficiencia con los recursos que tenemos”, indicó.

Dijo que los resultados de este diagnóstico necesariamente incidieran en la forma en que está organizado el sistema actualmente.

“Efectivamente el sistema en términos organizativos va a cambiar”, afirmó.

Castro destacó que para el 2013 algunos retos ya planteados rondan en cuanto a la formación y preparación de los recursos.

“Ahora la vamos a acelerar porque estamos claros que esa es la ruta correcta: elevar la capacidad técnica de nuestro personal de salud, tanto médico, enfermera, laboratorio, todo el personal involucrado en la atención y además mejorar la eficiencia del trabajo, organizarnos mejor en las áreas de la atención primaria, porque si nosotros logramos mejorar la calidad de vida en la comunidad obviamente los hospitales solo van a quedar para aquellos casos donde lo necesiten”, explicó, añadiendo entre otras cosas la necesidad de continuar vinculando el sistema al modelo de salud familiar y comunitario que promueve el gobierno.

En relación a si las medidas que se tomarán como resultado del diagnóstico conllevarán una mayor demanda de recursos, señaló que ciertamente es algo que ya se ha analizado.

“Muchas de ellas (de las recomendaciones) van a necesitar recursos, algunas van a ser a mediano plazo otras serán un poco más para allá. Esto va a generar un plan de trabajo que será aprobado por la Presidencia de la República (y) una vez que lo tengamos lo vamos a dar a conocer, a compartir y a socializar”, manifestó la Ministra.