Jandy Aguilar, tenía un día de haber salido de pase tras su jornada normal en el Ejército de Nicaragua cuando recibió la llamada de la emergencia en la Reserva de Biósfera Indio Maíz.

El joven, que cumplirá 18 años de edad este año, alistó sus cosas y se despidió de su familia, gustoso de servir a la Patria, tal como fue siempre su vocación desde que era estudiante de secundaria. Al partir, solo aseguró que iba a cumplir con su misión y no dio detalles.

yader-aguilar

“Para mí es un orgullo porque la vocación que él verdaderamente emprendió, la obtuvo en el Ejército. Desde muy pequeño quiso ir al Ejército y en este caso me alegra mucho cuando me llamaron y me dijeron que él estaba allá haciendo todo lo que se podía hacer en la Reserva Indio Maíz”, cuenta con mucho orgullo su padre Yader Aguilar.

El hombre muestra su teléfono celular con el pecho erguido. Momentos antes había rebuscado entre las cientos de fotos que la memoria de su dispositivo móvil guarda.

“Él se fue hasta allá. No la pensó dos veces. Y vino un día de pase y me dice: me voy Papá, me están llamando del Ejército y me tengo que reportar. Al día siguiente vi las noticias y al día siguiente miraba los hechos”, recuerda.

yader-aguilar

Aguilar, comenta que se sentía emocionado por las acciones que su hijo le contaba por teléfono y él junto a sus compañeros realizaban con entusiasmo.

“Cosa que aquí nosotros mirábamos una campaña toda fea. Ahí algunos medios decían que el Gobierno no estaba apoyando nada. Todo lo contrario. Para mí, para mí, Yader Aguilar, me siento muy orgulloso de mi hijo, asegura.

En su hogar, una vivienda humilde de el barrio El Recreo, todos esperan con ansias la llegada del joven que consideran como un héroe y que en su barrio, es conocido por incentivar a los vecinos a participar en las tareas al servicio de la Patria.

yader-aguilar