Una vez pasada la emergencia causada por el incendio en una pequeña porción de la Reserva Indio Maíz, la vida cotidiana regresó a San Juan de Nicaragua.

En realidad, las familias del casco urbano nunca estuvieron en peligro por las llamas, pero los habitantes dejaron sus actividades normales para sumarse a las brigadas comunitarias organizadas por la alcaldía y el gobierno.

La pesca artesanal, la agricultura de autoconsumo, el trabajo que realiza la alcaldía y pequeños negocios familiares, son parte de la vida cotidiana de este lugar.

En San Juan de Nicaragua se vive con esperanza de un mejor desarrollo y los programas educativos, tecnológicos y sociales están presente.

En el colegio Angélica Mongrio, se brindan las diferentes modalidades educativas desde preescolar, primaria, secundaria regular y a distancia.

Una herramienta fundamental es el acceso a internet, algo que es muy utilizado por la juventud para estudiar. Y los niños juegan con seguridad en el parque infantil.

sjdn

sjdn

sjdn

sjdn

sjdn

sjdn