Un grupo de científicos ingleses de la Universidad de Bath, diseñaron un parche adhesivo capaz de medir la glucosa mediante sensores, con esta invención se podrían evitar pinchazos miles de pacientes con diabetes.

De acuerdo a la investigación el parche extrae la glucosa del fluido entre las células a través de los folículos pilosos, a los que se accede gracias a unos sensores en miniatura que usan pequeña corriente eléctrica y la recoge en pequeños reservorios para medirla.

Gracias al diseño del conjunto de sensores, el parche no necesita ser calibrado con una muestra de sangre, lo que hace innecesarios los constantes piquetes en el dedo.

Los investigadores señalaron que una ventaja del parche es que cada sensor en miniatura puede operar en una pequeña zona sobre un folículo piloso individual, lo que aumenta la precisión de las mediciones.

Para este estudio, los especialistas han probado el parche en piel de cerdo, donde se demostró que podía leer de manera precisa los niveles de glucosa. También lo aplicaron en personas voluntarias, en las que fue posible monitorear las variaciones de azúcar en sangre a lo largo del día.

El próximo paso es mejorar el diseño del parche para optimizar el número de sensores en el dispositivo y demostrar su total eficacia durante un periodo de 24 horas y realizar ensayos clínicos fundamentales.