Un viñedo muy particular, que crece en el techo de una vivienda de Altamira, en Managua, produjo una cosecha de tres quintales de uvas, que serán procesadas en jugos con varias propiedades medicinales.

El propietario de este viñedo es el naturista y terapeuta Novis Rosales, quien dijo que el jugo que extrae de las uvas (va con las semillas).

Añadió que el jugo que prepara sirve para limpiar el bazo, el hígado, los riñones y los intestinos. Ayuda a las personas que tienen problemas de cirrosis hepática e hígado graso.

Este producto, Novis se lo receta a los pacientes que llegan a su clínica de medicina natural. Confirmó que los pacientes que le visitan no solo son de Nicaragua, porque también vienen hondureños, costarricenses y gente que reside en  Miami, Houston y los Ángeles, California.

Los pacientes que llegan de Estados Unidos cuando van a llevar el jugo de uva que él produce, tiene que acompañarlos con una certificación, porque de lo contrario las autoridades sanitarias de la nación norteamericana no lo dejarán ingresar a territorio estadounidense.

En las ramas donde nacen las uvas, Novis dijo que se han colocado una gran cantidad de cintas de mantequilla en varios colores, los que sirven para espantar a los murciélagos que se comen las frutas por las noches.

Novis tiene 4 cosechas de uvas y lleva 20 años de mantener ese viñedo.

Las uvas que se remaduran las recolecta y las pone por seis meses con miel. El producto de esta mezcla produce una medicina natural para curar la cirrosis.

 ¿Porqué la siembra de uvas?

El naturista dijo que la decisión de sembrar uvas en el techo de su casa vino después que un amigo viajó a Israel y éste le preguntó: ¿Qué querés que de traiga?

La repuesta de Novis fue: Una matita de uvas. “Nunca me imaginé que me la iba a traer. Primero las puse en agua, después en una bolsa plástica y de ahí surgió todo”, relata.

Yo diría que eso fue una bendición porque esta uva se adaptó a este clima (el de Managua) que es inhóspito para esta clase de uva, porque esta variedad la siembran en Ocotal y esa zona que es fría, pero la uva gracias a Dios se adaptó al clima de 34 grados”, añadió.

A cada visitante que recibe Novis en su viñero les entrega una guía titulada “El ABC para sembrar uvas”, el que dice que cada mata produce un quintal de esas apetecidas frutas. Cada mata se siembra a 4 metros de distancia entre cada una.