Con la realización de una serie de actividades manuales, culturales y artísticas la Escuelas de Educación Especial “Melania Morales”, celebró este miércoles el Día Internacional de Concienciación del Autismo.

En las actividades participaron niños y niñas que padecen de ese trastorno neurológico complejo que generalmente dura toda la vida.

El acto fue abierto con la participación de ocho niños que padecen sordera, los que dirigidos por una maestra demostraron sus habilidades al baile de un tema musical. Otro niño declamó el poema “Del Trópico” de Rubén Darío.

Los participantes que forman parte de los 75 niños que atiende la escuela, desde preescolar hasta extra edad, fueron saludados por sus compañeros de estudios, maestras y padres de familia levantándoles el puño cerrado del brazo derecho.

La maestra Jacqueline Saballos dijo que lo más difícil para interactuar con un niño con autismo “es la comunicación porque ellos no tienen lenguaje, por lo que se trabaja con pictogramas, un signo icónico dibujado y no lingüístico, que representa figurativamente, de forma más o menos realista, un objeto real, o un significado”.

Se les demuestra a los niños la forma cómo entrar al aula de clases, decir los buenos días, dónde van a dejar sus mochilas, a la hora que se tienen que sentar, la hora de la merienda y la hora de ir al servicio.

Mientras que los niños que tienen lenguaje se aprovecha para enseñarles las letras vocales, las matemáticas y “ciertas habilidades que nosotras podemos observar en ellos”.

Dijo que el autismo está diagnosticado como un trastorno del cual hay un deterioro a nivel neurológico que deteriora varias áreas del cerebro, como el lenguaje, el área psicomotora, a veces el área visual y el área auditiva.

La maestra recomendó que a un niño con autismo debe tratársele un poco normal y como no tienen lenguaje “nosotros tenemos que aprender junto con el padre de familia el poderlos orientar sobre lo que tienen que hacer cuando salen y también tratarlos con mucho cariño”.

Los niños con autismo desarrollan mucha comprensión e inteligencia que la ponen en práctica cuando hacen trabajos de manualidades, la música y pintura y ”depende de nosotros y el padre de familia el poderles desarrollar esa habilidad”.

Proceso de aprendizaje

Indira Hernández Ramírez madre de un niño de 7 años de edad y con autismo, dijo que esa enfermedad lleva a los padres de familia a iniciar un proceso de aprendizaje y “cada día en la Escuela Especial nos ayudan las profesoras a conocer qué capacidades tienen nuestros hijos”.

“Es cansado y según nos dicen los psicólogos tener un niño autista hace por tres, porque también son impulsivos e hiperactivos pero son muy inteligentes”, indicó la madre de familia.

“Necesitamos mucho amor y paciencia con estos niños que padecen de autismo, pero al final es más reconfortante porque al final son muy cariñosos y leales”, puntualizó.

Niños con autismo son muy inteligentes

Marcos de 13 años de edad (uno de los niños mayores del centro) y con el padecimiento del autismo, dijo que le gusta llegar a la Escuela Melania Morales, pero también asiste a la Escuela Doris María Morales donde estudia pintura y dibujo.