El pago adelantado del salario de los servidores públicos correspondiente al mes de abril, produjo un movimiento de 820 millones de córdobas, en los ocho mercados de Managua.

Así lo manifestó este lunes el compañero Jorge González, presidente de la Asociación de Comerciantes de Nicaragua, quien añadió que “siempre nosotros trabajando de las manos con las instituciones logramos articularnos para poder atender a la población que durante la Semana Santa se acercó a los mercados”.

Esa inyección económica que recibieron los mercados fue producto del pago por adelantado del salario de los servidores públicos  y eso nos llevó a llegar a cumplir la meta sobre las proyecciones en las ventas”, dijo.

Dijo que también el pago por adelantado del sector público “nos ayudó a poder mantener la paz y la tranquilidad en los mercados  donde diariamente nos visitaron entre 80 u 90 mil personas”.

El dirigente de los comerciantes llamó la atención que ese pago por adelantado le permitió a los mercados darle trabajo temporal a unas dos mil personas de ambos sexos.

Indicó que los artículos de veranos que ofertaron los mercados de Managua se agotaron y “podemos decir que en los 8 mercados tuvimos unas ventas fabulosas y ese el reflejo del trabajo de unidad y paz en que venimos trabajando”.

En la articulación que hicieron los mercados estuvieron involucradas la Policía Nacional y la Corporación Municipal de Mercados de Managua (COMMEMA) “donde nuestro Gobierno ha venido trabajando y ha fortalecido la seguridad eléctrica, ciudadana y movilización en los mercados”. 

Prendas de verano se agotaron

Doña Jenny González comerciante de ropa dijo que las ventas estuvieron bien y “solamente nos quedaron prendas de colores oscuros porque los claros se nos terminaron en la semana mayor”.

Se vendieron trajecitos de niñas, de damas y juveniles “pero gracias a Dios solo lo que pueden ver ahí es lo que nos quedó y por vender”.

Con respecto a las ventas de hieleras, piscinas inflables y otros accesorios muy usuales para veranear estuvieron buenas las ventas, dijo don Marvin Solís, comerciante del Mercado Oriental.

El comerciante dijo que las ventas estuvieron generalmente buenas porque a los trabajadores de las instituciones públicas les pagaron por adelantado sus salarios.

Don Marvin llamó la atención que también muchas familias se quedaron en sus casas durante la semana mayor y por lo general priorizan su alimentación y ropa y “posteriormente los gustos que se puedan dar”.

Este comerciante prácticamente se quedó sin stock, con las piscinas inflables y las rígidas un poco menos. Los precios están casi similares a los del año pasado, variaron talvez unos 10 o 20 córdobas.