Como una tradición que ha sido hereda por muchos años, en la que las familias del municipio de Diriá muestran sus gratitudes al Hijo de Dios y a su santo patrono, San Pedro, pobladores participan en la construcción de los huertos de la Semana Santa.

Los llamados “Caballeros de San Pedro” son los responsables de trasladar en hombros, las varas cargadas de frutas tropicales, verduras y algunos granos básicos, que familias promesantes donan a la iglesia y son colocados en dichos huertos.

“Uno dice: En el nombre del Señor ofrezco estas varas, y esto es debido a las promesas que uno le hace (a Jesucristo)”, expresó el señor Alejandro Sándigo, quien desde 1973 inició a cumplir promesas, pues asegura que fue Jesucristo quien le ayuda a salir de una fuerte deuda económica.

Son las familias las que se encargan de construir los huertos que permanecen los días miércoles y jueves santos en la Plaza de San Pedro, situada a un costado del parque municipal, como una tradición llena de religiosidad.

La señora Rosa Arévalo asegura que ya son diez años que lleva cumpliendo promesas a San Pedro Apóstol en la Semana Santa, una herencia que le dejaron sus padres, y ahora son sus hijos y nietos los que se involucran en el trabajo de preparar las varas.

Por su parte el señor Alejandro Sandoval asegura que todos los años su familia se prepara para armar las varas durando hasta cuatro días, y el único motivo es el agradecimiento a Dios por todas las bendiciones que le ha dado a su familia.

En el municipio de Diriá esta tradición es una de las más concurridas del departamento de Granada, pues en los huertos ofrecen un sinnúmero de productos, que son comercializados a beneficio de las actividades de Semana Santa.