La Juventud Sandinista junto a la Embajada de El Salvador, realizaron en el Parque de la Divina Misericordia, un concierto en homenaje a Monseñor Oscar Arnulfo Romero, actividad en la que participó el Coro de la Alcaldía, que interpretó piezas musicales populares de ambas naciones.

El embajador salvadoreño, Carlos Ascencio, destacó que Nicaragua es un pueblo que ha demostrado su admiración por Monseñor Romero, religioso que siempre se inclinó por la juventud, las familias y defendió la paz y la libertad.

“Monseñor Romero surgió en un momento histórico y difícil ante una dictadura militar, la cual él vivió durante su ejercicio como Arzobispo en El Salvador, el defendió y prefirió a los pobres y oprimidos, aquellos que sufrían injusticias y es ahí cuando defiende la justicia y la paz, dejando a las sociedades un protocolo de acción que queda impreso en el decreto de Naciones Unidas, quien estableció el 24 de marzo como el Día Internacional del Derecho a la Verdad”, expresó.

Monseñor nos inculcó a defender la dignidad y la justicia, y romper esas ataduras que generan violencia y desigualdad, por esa razón este día del derecho a la verdad, nos llama a reconocer a las víctimas de violaciones graves y sistemáticas de los derechos humanos, a reconocer a quienes se han sumado en la defensa de los derechos humanos”, añadió.

Por su parte, el compañero Milton Ruiz, Coordinador nacional de Juventud Sandinista, reafirmó el compromiso de los jóvenes con la causa de quienes a lo largo de la historia han defendido a los más desposeídos.

“Esta es una noche de compromiso y de amor por la paz, nos hemos dado cita para honrar a Monseñor Romero, así como al pueblo salvadoreño, hermano pueblo centroamericano. Hoy con cantos recordamos al religioso que además fue un héroe para todos”, subrayó.