La Juventud Sandinista 19 de Julio junto a la comunidad salvadoreña radicada en el país, recordaron con mucho cariño a Monseñor Oscar Arnulfo Romero, quien hace 38 años fue asesinado en El Salvador por ser un firme defensor de los derechos de los más desposeídos. Hoy con una solemne eucaristía, quienes conocen su historia se honran en poder recordarlo con respeto y admiración.

Durante el acto religioso, el padre José Ramón Alemán, párroco de la Iglesia Santa María de Altagracia, destacó que Romero fue un religioso que puso en evidencia la fuerza de la no violencia, haciendo el bien al prójimo.

La no violencia activa fue lo que hizo Monseñor Romero y lo demostró haciendo el bien, practicando la misericordia, dando la vida por los demás. Monseñor Romero fue un pastor que entregó su vida al servicio del Reino de Dios, dio ese testimonio de su fidelidad al evangelio”, dijo.

romero

Por su parte, Fidel Argueta, representante de la Embajada de El Salvador en Nicaragua, destacó que Monseñor Romero es un ejemplo para los centroamericanos, un hombre que con el evangelio y su amor al prójimo defendió la causa de los pueblos.

“Monseñor Romero es un santo que trasciende las fronteras de nuestro país y es parte de ese patrimonio de la humanidad. Nos sentimos orgullosos de poder ver a los nicaragüenses conmemorar esta fecha tan importante de nuestra historia”, expresó.

romero

Así mismo, David Ortiz, miembro de Juventud Sandinista, destacó que el legado de Monseñor Romero está presente en el actuar de cada uno de ellos.

Para nosotros rendir un homenaje a Monseñor Romero es un orgullo y reconocimiento a ese legado que dejó a Centroamérica, ese amor hacia el pueblo que él lo manifestó con sus actos. Monseñor Romero nos dejó un mensaje de amor y unidad entre los pueblos del istmo, por ello llevamos su mensaje en nuestros corazones”, subrayó.

romero

romero